23 de agosto de 2016 22:15

Las cuatro sustancias más peligrosas que se hallan en los desodorantes

algunos pueden ser muy perjudiciales para la salud.

Según expertos, algunas  sustancias de los desodorantes pueden ser muy perjudiciales para la salud. Foto Referencial: Shutterstock 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 3
Sorprendido 11
Contento 0
Infobae - Red de Noticias Albavisión

Existen muchos mitos -y dudas- con respecto a algunas sustancias químicas de los desodorantes y sobre sus posibles efectos -negativos- en la salud de las personas.

La doctora Heather Patisaul, profesora asociada de biología en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, EEUU, decidió llevar a cabo una investigación profunda sobre los componentes más polémicos y lanzó una alerta: algunos pueden ser muy perjudiciales para la salud.

Patisaul lleva adelante casi una lucha quijotesca, ya que no existían -hasta el momento- otras investigaciones científicas con respecto a estos elementos. Además, se encontró que muchas de las instituciones que deberían controlarlos, en realidad han realizado -a su criterio- estudios parcializados.

"Cuando se come algo malo para la salud, lo usual es que haya un efecto negativo en el hígado y el sistema digestivo. Pero cuando se coloca una sustancia en la piel existen momentos en los que estas pueden ingresar en el torrente sanguíneo sin ser metabolizados", dijo Patisaul, quien es una especialista en el estudio de disruptores endocrinos-químicos que puedan afectar la función de las hormonas reproductivas y del desarrollo del cuerpo.

La especialista aclaró a Time: "Frotarse algo en la piel no significa que todos, o incluso algunos, de los componentes harán su camino en el torrente sanguíneo. Sin embargo, en muchos de los análisis de sangre que realicé esto sucedió".

Además, Philip Harvey , Ph.D. , jefe de redacción de la revista Journal of Applied Toxicology, dijo con respecto al trabajo de Patisul: "La investigación también muestra que algunos compuestos usados ​​en desodorantes se absorben y almacenan en las células grasas, que son prevalentes en el área de la axila. El tejido de esta área también contiene receptores de hormonas, por lo que podrían causar una reacción debido a algunos de esos mismos ingredientes".

Parabenos

Existen diferentes tipos de parabenos, que -en general- se utilizan como conservantes en desodorantes y otros productos de aseo personal. Diferentes estudios revelaron que algunos de ellos pueden interferir en la manera en que el cuerpo produce y regula estrógeno y otras hormonas.

"Hay tejidos sensibles al estrógeno en la mama, tanto en hombres como en mujeres, por lo que la preocupación es que si se pone parabenos cerca de esta zona todos los días se puede promover el crecimiento de las células cancerosas", explicó Heather Patisaul, Ph.D. y profesora asociada del departamento de biología de la Universidad de Carolina del Norte, EEUU. Sin embargo, desde la Sociedad Americana del Cáncer y el Instituto Nacional del Cáncer aseguran que no existen "pruebas concluyentes" sobre la relación directa entre estos químicos y la enfermedad.

Otro trabajo, en este caso de la científica Philippa Darbre, una oncóloga de la Universidad de Reading en el Reino Unido, demostró que la mezcla de diferentes parabenos puede fortalecer sus "efectos estrogénicos", tal como asegura Patisaul, pero que esto no significa necesariamente que contribuya al surgimiento o avance del mal. "El cáncer es un proceso de varias etapas complejas, y su desarrollo puede tomar muchos años", dijo Darbre.

Aluminio

Detrás de todo antitranspirante se encuentra el aluminio. Este metal tiene la capacidad de "tapar" la salida de la sudoración, por la que ésta no entra en contacto con el ambiente y permanece dentro del cuerpo.

Entre sus efectos se encuentra la generación de "inestabilidad genética" en el tejido mamario, tal como informó Darbre en su trabajo. Esta inestabilidad puede provocar alteraciones, que pueden promover el crecimiento de tumores o células cancerosas. "Más del 50% de los cánceres de mama se inician en el cuadrante superior externo de la mama local a la región de la axila", dijo Darbre.

Si bien no se puede atribuir toda la culpa al aluminio, la incidencia de cáncer de mama tiende a alinearse con el uso de productos que contienen el metal. Especialmente si se afeitan las axilas.

"La aplicación de un producto que contenga aluminio para la piel rota podría ser una mala noticia", agregó Darbre. Las instituciones norteamericanas tampoco aseguran que exista una conexión directa. De acuerdo a la página web de la Sociedad Americana del Cáncer, no existe un vínculo "claro" o "directo" entre el aluminio y el cáncer, mientras que el sitio de Instituto Nacional del Cáncer asegura que "se necesita más investigación".

Triclosán

Este potente agente antibacteriano y fungicida puede hallarse en productos antiacné, algunos desodorantes y antitranspirantes, y en los jabones desinfectantes. En EE.UU., su uso es tan común, que el 75% de sus ciudadanos tiene niveles detectables del químico en su orina.

Según la FDA no existen riesgos conocidos asociados, aunque desde la agencia se advirtió que se están llevando a cabo investigaciones que podrían cambiar su postura.

La advertencia surgió a partir de estudios en animales, que lo relacionan con una actividad hormonal inusual, como también con algunas muestras en que se encontraron efectos perniciosos en su microbioma, en la composición de algunos genes.

En ese sentido, Patisaul sostuvo que "existe evidencia suficiente en anfibios y peces", que vieron alterada "la función tiroidea, que es crucial para el desarrollo del cerebro". Y agregó al New York Times: "Que yo sepa, no hay beneficios claros asociados cuando se utiliza en productos para las axilas".

Ftalato

También conocidos como ésteres de ácido ftálico, este grupo de compuestos químicos es utilizado principalmente como plastificadores.

Pueden encontrarse en desodorantes y otros cosméticos y su función radica en que la fragancia se adhiera a la piel. Eso significa que todo, desde champú, jabones y hasta algunos geles para el pelo lo tienen entre sus componentes.

Para Patisul los ftalatos parecen perturbar "la función de andrógenos", o la forma en que su cuerpo produce y utiliza la testosterona, que se encuentra tanto en hombres como en mujeres y es fundamental para la energía muscular y mantenimiento.

Además, la especialista sostuvo que "podrían afectar la capacidad reproductiva en los hombres o el desarrollo del feto en mujeres embarazadas". Según su investigación, también está relacionado con coeficientes intelectuales más bajos y mayores tasas de asma.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (2)