22 de agosto de 2014 23:30

Suprarreciclaje, valor agregado de conservación

Artículos y objetos de diseño que se realizan con materiales y telas recicladas, en la tienda FUI. Foto: María Isabel Valarezo / El Comercio.

Artículos y objetos de diseño que se realizan con materiales y telas recicladas, en la tienda FUI. Foto: María Isabel Valarezo / El Comercio.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 9
Contento 0
Andrés García Redactor (I)
agarcia@elcomercio.com

¿Alguna vez se ha preguntado cuál es el tiempo de vida útil de las lonas de las vallas publicitarias? En promedio, tres meses.

Luego de ese período, una buena parte del material termina en algún basurero de la ciudad. Al igual que este tipo de lonas, diariamente se desperdician telas, vidrios e incluso plástico procedentes de fábricas o talleres, a manera de desecho o material sobrante.

Ante esta realidad, surgió el suprarreciclaje o ‘up cycling’, que transforma los residuos en objetos de valor estético y simbólico. La tienda especializada Fui Reciclado practica esta ramificación desde el 2008.

Antonio Portilla, propietario del local, recordó que antes de instaurar el negocio hicieron una investigación para determinar qué tipo de materiales eran desechados en buenas condiciones. “Lo que hacemos es llevar a un nivel superior a las lonas de vallas, llantas y telas. Hacemos que su función sea más útil que la original”.

Con este tipo de lonas se crean bolsos, mochilas, monederos y estuches. En el reciclaje común y corriente, denomi­nado ‘down cycling’ o infrarreciclaje, la calidad del material original se reduce cada vez que se procesa, con el fin de replicar lo que era antes.

El valor agregado del ‘supra’, es reducir el consumo de nuevos productos y materias primas y las reutiliza: los objetos tienen una segunda vida, diferente e incluso mejor a la original. El límite lo pone la imaginación de cada persona.

Una muestra de aquello es el acuerdo al que llegaron artesanos pertenecientes a Fui Reciclado con aerolíneas locales. ¿La razón?

Estas instituciones deben renovar su equipo de emergencia cada cierto tiempo: chalecos salvavidas, botes y hasta cinturones de seguridad. Y una vez reemplazados, generalmente esos productos eran desechados. “Muy pocas personas emplean esos chalecos salvavidas. Luego de su vida útil se desperdiciaban”.

Con ese material poco común, se diseñaron billeteras impermeables, resistentes al fuego y sobre todo únicas.
Bajo esta lógica, en Fui Reciclado se agruparon 13 marcas de artesanos y diseñadores independientes. Todos manejan el concepto de suprarreciclaje.

Un caso particular es el grupo Mujeres Cambia, procedentes de Santa Elena,que creó collares con desechos de revistas.
Otro ejemplo es la marca Ciclo Vitro, que utiliza vidrios de desecho de talleres, para crear bisutería, platos y lámparas decorativas. Así lo indicó Diego Vaca, uno de los dos mentalizadores de la marca. “Damos una segunda oportunidad a los materiales reciclados”.

SE ELABORAN PRODUCTOS COMO

Bolsos de lonas publicitarias Este es uno de los productos que se elaboran en los talleres de Fui Reciclado.

Collares con papel de revista El grupo Mujeres Cambia, de Santa Elena, elabora collares con papel maché.

Muñecos tipo mochila en tela Con tela de desecho se elaboran estos muñecos, que contienen una botella en su interior.

Material de chalecos salvavidas Una de las últimas colecciones incluye billeteras hechas con chalecos de emergencia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)