6 de enero de 2017 18:21

Stephen Hawking, el científico pop de la física contemporánea

El domingo 8 de enero, el físico inglés cumplirá 75 años. Ha dedicado su vida a esclarecer las leyes que gobiernan el Universo.

El domingo 8 de enero, el físico inglés cumplirá 75 años. Ha dedicado su vida a esclarecer las leyes que gobiernan el Universo. Foto: Archivo 

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 25
Redacción Tendencias

A tan solo días de celebrar sus 75 años, la vida de Stephen Hawking puede resumirse en una de sus más inspiradoras frases: “Las personas tranquilas y silenciosas son las que tienen las mentes más fuertes y ruidosas”.

Tema
Cerrar

© Derechos reservados. 2017 Grupo EL COMERCIO. Queda prohibida la reproducción total o parcial, por cualquier medio, de todos los contenidos sin autorización expresa de Grupo EL COMERCIO.

Esta, precisamente, ha sido una característica fundamental en la carrera de uno de los físicos teóricos más destacados de la historia. A pesar de vivir postrado en su silla de ruedas, su trabajo científico no se ha visto limitado. En silencio, y con la ayuda de su computador y sus colaboradores, ha desentrañado las leyes que gobiernan en el Universo.

Idealizado por la cultura pop, que lo ha puesto en el podio de las celebridades de la ciencia, Hawking es uno de los precursores de la masificación de la divulgación científica en el siglo XX. Muestra de ello es su libro ‘Breve historia del tiempo’, el cual ha vendido más de 13 millones de copias en casi tres decenios.

Para consolidar una carrera exitosa, Hawking tuvo que dar sus primeros pasos en uno de los campos más polémicos de la cosmología: el Big Bang.

Si bien en la actualidad es ampliamente aceptada esta teoría, en la década de 1970 era altamente debatida. Hawking demostró que la relatividad general, planteada por Albert Einstein, implicaba que el Universo empezó como una singularidad que se expande constantemente.

Para entender el origen del Universo había que ir hasta ese lugar donde este ‘desaparece’: los agujeros negros.

Desde los 70, la obsesión de Hawking fue entender cómo los agujeros negros curvan el espacio-tiempo y modifican las propiedades de los cuerpos. Para ello, él unificó dos campos que caminaban por separado: la relatividad general, que estudia la gravedad en el macrouniverso, y la teoría cuántica, especializada en las propiedades dinámicas de las partículas subatómicas.

Con esta unificación se podían explicar los fenómenos que ocurren, tanto en el horizonte de un agujero negro, como lo que sucede al interior del mismo, entre ellos virtualización de la materia o radiación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (20)
No (2)