18 de diciembre de 2015 10:01

'El despertar de la Fuerza' le apuesta más a la nostalgia que a la acción

La noche del jueves 17 de diciembre del 2015 fue el estreno mundial de 'Star Wars', con el episodio VII: 'El Despertar de la Fuerza'. Foto: AFP

La noche del jueves 17 de diciembre del 2015 fue el estreno mundial de 'Star Wars', con el episodio VII: 'El Despertar de la Fuerza'. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 8
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 11
Pamela Castillo

Una trama sencilla, pero bien planteada, y el entretenimiento familiar se fusionan en la nueva entrega de la saga de ciencia ficción 'Star Wars', con el episodio VII: 'El Despertar de la Fuerza', que tuvo se preestreno mundial la medianoche de este viernes 18 de diciembre.

El director J.J. Abrams apuesta por la nostalgia en esta nueva película, pues sus vistazos al pasado trasladan al espectador a la década de los 80 con las primeras creaciones de George Lucas. Los fans se ponen a suspirar cuando aparece por primera vez en 'El despertar de la Fuerza' la popular nave Halcón Milenario ya casi vuelta chatarra, o la primera presentación de Harrison Ford en el papel de Han Solo, aunque con algunos años más de como se lo recordaba.

Justamente la nostalgia es la mayor fuerza de esta película: Abrams juega más con los sentimientos de la fanaticada que con una trama fuerte o una película llena de acción. Incluso los personajes protagónicos, a ratos débiles en su actuación, encuentran la fuerza de sus papeles cuando se apoyan en los actores que dieron vida a esta saga hace 38 años, como Harrison Ford (Han Solo), Carrie Fisher (Leia Organa) y Mark Hamill (Luke Skywalker).

Decenas de fanáticos ecuatorianos lucieron sus mejores disfraces y simulan guerras galácticas en el estreno de 'Star Wars', 'El despertar de la Fuerza'. Foto: Pamela Castillo/El Comercio

Decenas de fanáticos ecuatorianos lucieron sus mejores disfraces y simulan guerras galácticas en el estreno de 'Star Wars', 'El despertar de la Fuerza'. Foto: Pamela Castillo/El Comercio

La protagonista es una joven llamada Rey que no sabe de dónde viene y que se adentra en una aventura inesperada. Este personaje tiende a ser plano y se limita a mostrar su fuerza física en casi toda la película, corriendo a toda velocidad por el desierto, por los bosques, por las naves... Está acompañada por un stormtrooper de la Primera Orden que decidió reivindicarse y huir del malvado Kylo Ren. Este es otro personaje que tiende al heroísmo pero con una participación demasiado predecible.

Finalmente, el sith, el papel del malo, le es otorgado al actor Adam Driver en el rol de Kylo Ren, un sujeto que se volvió al lado oscuro de la Fuerza y que está obsesionado con Darth Vader al punto de que utiliza una máscara como la del fallecido sith aunque realmente no le hace falta. Los fans recuerdan a los poderosos sith de las anteriores entregas como Darth Maul, Conde Dooku, General Grevious, Palpatine y el mismo Darth Vader como seres oscuros y en extremo poderosos, pero este nuevo aprendiz deja mucho que desear por su poca participación y porque, en comparación con sus precursores, el débil.

'El despertar de la Fuerza' otorga sacudones dramáticos y que pueden hacer hasta llorar a un buen fanático. El espectador puede quedarse atento a cada escena de la película porque se relaciona constantemente con las seis anteriores entregas: es una cinta entretenida que, además, procura causar una que otra risa con la participación de Chewbacca y del robot BB-8.

Sin embargo, y como acostumbran las tramas de 'Star Wars', esta deja un final abierto que da paso a la octava entrega. Hay huecos en la historia que, como siempre acostumbró George Lucas, se irán entretejiendo con las siguientes secuelas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)