2 de junio de 2017 00:00

El ‘spinner’ cautiva con sus giros

Edwin Zurita manipula un ‘spinner’ elaborado por artesanos ecuatorianos. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Edwin Zurita manipula un ‘spinner’ elaborado por artesanos ecuatorianos. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 14
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 2
Contento 12
Paola Gavilanes
Redactora (I)
[email protected]

Atrás quedaron los tazos, los yoyos y las canicas. Ahora, ‘Fidget Spinner’ es el nuevo juguete de moda que cautiva a grandes y chicos de diferentes partes del mundo.

Lo venden en Estados Unidos, España, Argentina y también en Ecuador. Se trata de un artículo elaborado con madera, metal, acrílico y muchos otros materiales que alcanza los 10 centímetros de longitud.

La mayoría está compuesto por tres aros perfectamente alineados: el del centro hace las veces de eje giratorio, mientras que los otros dos aros le proporcionan estabilidad a los juguetes.

Fue inventado hace dos décadas por la ingeniera química Catherine Hettinger, de EE.UU., con fines terapéuticos.

En el portal www.elespañol.com se dice que Hettinger padecía miastenia gravis, una enfermedad caracterizada por la debilidad muscular. No podía recoger los juguetes de su hija ni jugar demasiado con ella. El ‘spinner’ es bastante ligero y fácil de manipular.

Después, lo promocionaron como un juguete para mejorar la concentración de los niños con autismo e hiperactivos.

En la actualidad, los usan también para divertirse, relajarse y entablar retos con compañeros de trabajo o de la escuela y viralizarlos a través de las diferentes redes sociales.

De ahí precisamente el nuevo ‘boom’ de los ‘spinners’. Dos de los retos consisten en girar el juguete sobre la frente o la punta de la nariz y mantenerlo girando durante el mayor tiempo posible.

En la web asimismo circulan tutoriales para fabricarlos con materiales reciclados en diferentes tamaños y diseños.

En Ecuador, lo venden en las tiendas de novedades. Maqueño es una y, según Edwin Zurita, su propietario, se venden entre 15 y 24 ‘spinners’ al día. La edad de los clientes oscila entre los 7 y 40 años. La mayoría son varones.

Zurita contó que las ventas se incrementan con el pasar de los días, pero también la oferta. Por esa razón recurrieron a artesanos locales para proveerse del juguete de moda.

Son más económicos y novedosos. Cuestan USD 10, mientras que los importados alcanza los USD 50. Muchos de esos brillan en la oscuridad y otros lucen símbolos de superhéroes como Batman.
Juan David Ojeda, de 12 años, está obsesionado con ese juguete. Asegura que es entretenido y que le ayuda a controlar y eliminar el estrés.

Jennifer Villarreal, neuro-psicóloga infantil, afirmó que los beneficios de ese y otro juguetes dependen únicamente del uso que se les dé. “Ningún beneficio es universal”.

Aclaró que un ‘spinner’ le es útil a un niño con déficit de atención, hiperactivo o ansioso mientras cumplan con ese propósito. En caso de que el juguete los distraiga o los aleje de sus tareas rutinarias, es mejor quitárselos. “Si dejan de hacer los deberes deben dejarlo”.

Se los sugiere a niños mayores de siete años, pues los rulimanes podrían desprenderse durante la manipulación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (2)