21 de May de 2013 12:04

Síndrome de muerte súbita aumenta al compartir cama con el lactante

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Compartir la cama con un bebé recién nacido quintuplica el riesgo del llamado síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), según concluyó un estudio científico dado a conocer hoy.

 El riesgo existe incluye si los padres evitan fumar, beber alcohol o consumir drogas, otros de los factores fuertemente asociados con la muerte súbita de bebés.

 La investigación publicada en la revista especializada British Medical Journal Open comparó cerca de 1 500 casos de bebés fallecidos por el SMSL con grupos de control de más de 4 500 padres.

 En el Reino Unido las autoridades sanitarias aconsejan a los padres hacer dormir al bebé recién nacido en una cuna o canasto cerca de la cama matrimonial, en la misma habitación.

 En otros países, como Estados Unidos y Holanda, se recomienda a los padres directamente no dormir en la misma cama con sus bebés por los primeros tres meses desde el nacimiento.    El profesor Bob Carpenter, experto de la London School of Hygiene & Tropical Medicine, estuvo a cargo de la investigación y afirmó que ahora Gran Bretaña debería seguir el ejemplo de EE.UU. y Holanda “tomando una posición más estricta contra los padres que comparten sus camas con los niños recién nacidos hasta los tres meses de vida” .  El gobierno británico respondió al informe al confirmar que pidió al ente regulador de la salud pública, NICE, examinar de forma urgente sus recomendaciones sobre el tema.

 Por su parte, UNICEF UK dijo estar preocupado acerca de que nuevas guías que aconsejen evitar por completo compartir la cama con el bebé recién nacido fuercen a los padres a implementar prácticas más riesgosas como amamantar en sofás o poltronas, donde el riesgo de sofocación para el bebés incluso mayor.

 Según el profesor Carpenter, evitar compartir la cama puede salvar por año entre 120 a 300 vidas de bebés en el Reino Unido.

 En su investigación, el científico descubrió que uno o ambos padres dormían con su bebé en el momento de la muerte súbita en un 20% de los casos.

 Sólo uno de cada diez padres del grupo de control afirmó que compartió la cama con su bebé recién nacido.

 Carpenter concluyó que su estudio no descarta que los bebés puedan estar en la cama de sus padres durante el amamantamiento o para dormir siestas.

 Francine Bates, del grupo benéfico The Lullaby Trust, declaró que muchos padres prefieren dormir con sus bebés en la misma cama, en lugar de dejarlos en canastos o cunas cerca de donde ellos duermen.

 “Nuestra entidad apoya la decisión de los padres, pero también instamos a cada una de las nuevas mamás y papás a tener en cuenta los riesgos de compartir la cama con su bebé, especialmente después de las nuevas evidencias, para así tomar los recaudos necesarios” , subrayó Bates.

 “Nuestro mensaje sigue siendo que el lugar más seguro para que un bebé duerma durante los primeros seis meses de vida es en un canasto o cuna, en la misma habitación que sus padres” , agregó.

 El Colegio Real de Parteras también recomendó el mismo consejo a los papás del país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)