18 de febrero de 2015 09:22

Simmons y Patricia Arquette, favoritos indiscutibles en su primera nominación

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

J.K. Simmons ("Whiplash") y Patricia Arquette ("Boyhood"), ambos nominados por primera vez por la Academia de Hollywood, son los grandes favoritos a alzarse con el óscar en las categorías de mejor actor de reparto y mejor actriz de reparto, respectivamente.

No han dejado prácticamente lugar para la duda. En las semanas previas se han alzado con el Globo de Oro, el BAFTA británico y el premio del Sindicato de Actores de EE.UU. (SAG). Cualquier resultado que no sea su victoria en la noche del domingo sería una sorpresa mayúscula.

MEJOR ACTOR DE REPARTO

J.K. SIMMONS, una interpretación inapelable

Este veterano de Hollywood está viendo recompensada ahora una amplísima trayectoria -casi 150 proyectos le respaldan- que comenzó a finales de los 80 con apariciones en series y películas para televisión y que vio sus primeras oportunidades en el cine de la mano de Michael Caine ("The Cider House Rules", 1999) y Kevin Costner ("For Love of the Game", 2000).

Su popularidad aumentó gracias al papel del editor J. Jonah Jameson en la primera saga de "Spider-Man", dirigida por Sam Raimi, a partir de la cual cimentó su estatus como secundario de lujo en Hollywood gracias a obras como "Juno" (2007), "Up in the Air" (2009) o "The Words", además de su papel en la serie "The Closer".

En "Whiplash", Simmons, de 60 años, encarna a un implacable profesor de música que comienza una peligrosa relación con un joven batería de jazz decidido a alcanzar la perfección. Su labor en el filme le ha abierto las puertas a superproducciones como "Terminator Genisys" o "Kong: Skull Island".

ROBERT DUVALL, nominado 17 años después

Este icono de Hollywood disfruta a sus 84 años de su séptima nominación al Oscar y la cuarta como mejor actor de reparto, en este caso por "The Judge", una cinta donde comparte escenas con Robert Downey Jr. y en la que da vida a un juez que debe hacer frente a una acusación de asesinato.

Duvall se alzó con el óscar por "Tender Mercies" (1983) y fue nominado por "The Godfather" (1972), "Apocalypse Now" (1979), "The Great Santini" (1980), "The Apostle" (1997) y "A Civil Action" (1998).

El intérprete dijo en el reciente almuerzo de la Academia que es consciente de que no saldrá victorioso, pero que está feliz igualmente de haber sido reconocido. Además, indicó que sueña aún con poder interpretar algún día a Don Quijote, un proyecto de Terry Gilliam del que finalmente se desvinculó. "De todas formas, el guión no era muy bueno", apuntó.

ETHAN HAWKE, con la naturalidad por bandera

Para Hawke, la de "Boyhood" es su cuarta candidatura y la segunda en esta categoría. Previamente fue nominado por "Training Day" (2001) y por los guiones adaptados de "Before Sunset" (2004) y "Before Midnight" (2013). Esas dos películas y "Boyhood" fueron dirigidas por Richard Linklater.

Conocido por aceptar retos constantemente en su diversa filmografía, no es de extrañar que Hawke, de 44 años, se quisiera embarcar en el experimento cinematográfico de "Boyhood", donde encarna a un padre divorciado que lucha por salir adelante y encontrar de nuevo el amor mientras se ocupa del cuidado de sus hijos.

Hawke intervendrá en "Regression", la nueva película del español Alejandro Amenábar, en la que comparte escenas con Emma Watson y cuyo primer tráiler se acaba de lanzar.

EDWARD NORTON, el prodigio que nunca se fue

Norton, considerado uno de los mejores actores de su generación, logra con "Birdman" su tercera nominación al Oscar y de paso recordar que su talento nunca se fue, a pesar de haber estado oculto en los últimos años en películas corales como "The Grand Budapest Hotel", "Moonrise Kingdom" -ambas de Wes Anderson- o "The Bourne Legacy".

Es la segunda vez que Norton, de 45 años, resulta candidato en este campo tras "Primal Fear" (1996). También fue nominado como mejor actor por "American History X" (1998), el trabajo que lo consagró en la industria.

En su filmografía figuran joyas como "The Fight Club" (1999), de David Fincher y "25th Hour" (2002), de Spike Lee, pero tampoco ha hecho ascos al cine más comercial, como "The Italian Job" (2003), "Kingdom of Heaven" (2005) o "The Incredible Hulk" (2008).

MARK RUFFALO, la otra cara de "Hulk"

Mark Ruffalo, además de ser el actual "Hulk", ya sabe lo que es estar nominado al Oscar puesto que luchó por la estatuilla al mejor actor de reparto con "The Kids Are Alright" (2010) y volverá a hacerlo ahora con el drama "Foxcatcher", donde comparte escenas con Steve Carell y Channing Tatum.

La película de Bennett Miller se basa en el escalofriante caso del psicópata millonario John E. du Pont, que sin experiencia quiso convertirse en entrenador de lucha libre de EE.UU. para los Juegos Olímpicos de Seúl 1988. Para ello acogió al medallista Mark Schultz, a quien le abrió las puertas de sus magníficas instalaciones.

Ruffalo interpreta al hermano de Schultz, su entrenador personal, que decide apartarse por la relación que entablan los protagonistas y que finalmente acude en su ayuda tras comprobar la necesidad de su presencia.

MEJOR ACTRIZ DE REPARTO

PATRICIA ARQUETTE, el triunfo de lo cotidiano

Pocas veces se logra conquistar a la Academia con un papel sin artificios, pero es el caso de Arquette, nominada por primera vez a sus 46 años, que en "Boyhood" desnuda su alma en un personaje tan real y cotidiano como la vida misma y que, según dijo en una entrevista, bebe de su propia experiencia como madre.

En el reciente almuerzo que congregó a gran parte de los candidatos, la actriz reconoció que le parecía estar viviendo un sueño y que esperaba no desmayarse si finalmente debía subir las escaleras del Teatro Dolby para recoger la estatuilla.

La intérprete, uno de los rostros más populares de la industria en los años 90, presente en obras como "True Romance" o "Ed Wood", se apartó de Hollywood a comienzos del nuevo siglo para centrarse en sus hijos y más adelante encontró acomodo en la televisión gracias a series como "Medium" y la actual "CSI: Cyber".

MERYL STREEP, la incombustible reina de Hollywood

A sus 65 años, es una fija prácticamente siempre en las quinielas. Estuvo presente el año pasado gracias a "August: Osage County" y en esta edición contraataca con el musical "Into the Woods", que supone su decimonovena nominación al Oscar, récord absoluto para cualquier actor.

La actriz, que resultó ganadora por "Kramer vs. Kramer" (1979), "Sophies Choice" (1982) y "The Iron Lady" (2011), interpreta en el filme, basado en el clásico de Broadway, a una bruja que busca deshacer un conjuro para recuperar así su belleza perdida.

Su afición por la música, como ya ha demostrado en cintas como "Mamma Mia", volverá a ponerse de manifiesto en "Ricki and the Flash", donde encarna a una guitarrista de rock, y en un telefilme de HBO dirigido por Mike Nichols sobre la soprano María Callas.

EMMA STONE, la voz de la razón en "Birdman"

A sus 26 años disfruta de ser uno de los rostros femeninos más magnéticos de Hollywood, capaz de aparecer en "blockbusters" como "The Amazing Spider-Man" y mezclar comedias comerciales ("Crazy, Stupid, Love") con obras de autor como "Magic in the Moonlight", de Woody Allen, o "Birdman", por la que optará a su primer óscar.

En la película encarna a la problemática hija del protagonista, una adolescente que se cree de vuelta de todo tras haber superado un proceso de rehabilitación por sus excesos y que no duda en hacerle ver a su padre -actor de profesión- la crueldad de su realidad ni en coquetear con un compañero de reparto de la obra donde trabaja.

Stone acaba de concluir su participación en la obra de Broadway "Cabaret", en la que se embarcó en diciembre, y tiene pendiente el estreno de "Aloha", la nueva cinta de Cameron Crowe que llegará a las salas en mayo, e "Irrational Man", en julio, donde vuelve a repetir a las órdenes de Woody Allen.

KEIRA KNIGHTLEY, distinción británica

Su labor en "The Imitation Game" le ha deparado la segunda nominación a esta británica de 29 años, tras la conseguida por "Pride & Prejudice" (2005).

En la cinta, encarna a la matemática y criptoanalista Joan Clarke, que fue también el gran apoyo sentimental de Alan Turing, el atormentado genio que contribuyó de forma decisiva a la victoria Aliada en la Segunda Guerra Mundial al descifrar los códigos de la máquina Enigma de la Alemania nazi.

A la actriz, habitual de las grandes producciones de Hollywood tras su paso por la franquicia "Pirates of the Caribbean", se le podrá ver en verano escalando el "Everest", una cinta de Baltasar Kormákur donde comparte escenas con Jake Gyllenhaal, Josh Brolin y Sam Worthington.

LAURA DERN, otro rostro recuperado de los 90

Dern, de 48 años, ha obtenido con "Wild" su segunda nominación a los Oscar tras "Rambling Rose" (1991). Aquella candidatura le llegó en una época donde su rostro aparecía en proyectos como "Blue Velvet" (1986), "Wild at Heart" (1990) -con Nicolas Cage- o "Jurassic Park" (1993), uno de sus papeles más célebres, donde encarnaba a la doctora Ellie Sattler.

Hija de Bruce Dern y Diane Ladd, el arte lo lleva en las venas tal y como demuestran sus intervenciones ya desde niña en "White Lightning" (1973) y "Alice Doesnt Live Here Anymore" (1974), en ambas acompañada por su madre,

En "Wild" la intérprete aparece en una serie de "flashbacks" que explican la íntima relación entre una hija y su madre tras la muerte de ésta a causa de un cáncer terminal. Ese hecho propicia que la joven se lance a recorrer a pie la costa oeste estadounidense como terapia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)