24 de abril de 2017 00:00

Seis comunas buscan pistas de su identidad

Achic Sisa, Ángel Sisa y Fernando Tisalema son parte del grupo de investigación que trabaja en Misquillí-Santa Rosa. Fotos: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

Achic Sisa, Ángel Sisa y Fernando Tisalema son parte del grupo de investigación que trabaja en Misquillí-Santa Rosa. Fotos: Glenda Giacometti / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Modesto Moreta
(F-Contenido Intercultural)

Fernando Tisalema viste un poncho negro pequeño, que le da hasta la cintura, camisa y pantalón blanco de bastas angostas. Vive en la comunidad indígena Andaguana Alto, en 
el suroeste de la parroquia Santa Rosa, en Ambato.

El joven, de 21 años, estuvo convencido que sus ancestros pertenecían al pueblo Tomabela, pero sus atuendos se diferenciaban de esta otra agrupación indígena, que llevaba ponchos rojos y morados. 
Esa diferencia llamó la atención de Tisalema y de un grupo de jóvenes de otras comunidades que tenían características y costumbres similares, como la vestimenta, la música, fiestas ancestrales y sitios sagrados.

Eso les motivó a consultar a los taitas y mamas de cada sector, para conocer con claridad a qué pueblo pertenecían. 
“El objetivo es tener una identidad propia, como los pueblos Salasaka, Quisapincha, Pilahuín y Tomabela. Nosotros somos de la zona media de Santa Rosa. La idea es unificarnos las seis comunidades para crear un solo pueblo que podría llamarse Misquillí, que significa dulce en español”, cuenta Tisalema. 


Él y su grupo cultural, denominado Cultura Andaguana, iniciaron con consultas a sus abuelos. Allí descubrieron que con el pasar del tiempo las prendas de vestir fueron estilizadas. 
Hace 60 años la vestimenta consistía en anaco negro, una blusa bordada con hilos amarillos, verdes, morados claro y oscuro para las mujeres. Se completaba con una bayeta negra y un sombrero de ala ancha blanco de lana de borrego; que ahora es más corto. 


El hombre tenía un pantalón de bastas anchas y camisa blanca. Vestía dos ponchos, uno de color blanco con bordes negros y azul claro. Atuendo que después fue cambiando. 
Achic Sisa profesor de música y parte del grupo de investigadores, explica que no hay documentos escritos sobre la pertenencia de 40 comunidades al pueblo Tomabela. 


Según el educador, no hay un antecedente que identifique a las seis comunidades como tomabelas. Es por eso que comenzaron con la investigación de la vestimenta, música, fiestas, sitios sagrados... 
“Las mujeres en su vestimenta usaban tonalidades como el amarillo, que representaba a la flor de la planta de ñachic (que se usa para el colorín), el verde, el morado claro y oscuro de la flor de la papa ancestral Tuguila, originaria de la zona. Eso determinó que somos una cultura diferente”.


En sus indagaciones, además logró rescatar los ritmos autóctonas como El Yumbo, el Danzante, el Sanjuanito… 
Achic explica que los sonidos de la flauta, pingullo, ocarina y el bombo se escuchaban poco, especialmente en matrimonios y fiestas ancestrales, como el Inti Raymi y otras celebraciones. Por eso, desde el año pasado trabajan en recuperarlas con la participación de los habitantes de las seis comunidades. “Unificamos la fiesta porque tenemos la misma música y vestimenta”.


El proyecto de investigación está a cargo de la unión de las seis comunidades indígenas de la localidad y un grupo de 10 jóvenes del sector. “Buscamos un nombre, una identidad propia unificando a los habitantes de Andaguana Alto, Andaguana Bajo, Misquillí, Apatug, Cuatro Esquinas y San Pablo, porque todos somos iguales”, afirma Sisa.


En las seis comunidades habitan 13 000 personas con sus propios sitios sagrados: Tzunantza, Santa Rosa y Santa Troya, donde hacen los rituales ­según su cultura. 
Ángel Sisa, de 55 años, recuerda que en esos sitios dejaban ofrendas para la sanación. Misquillí es el pueblo más grande, pero que poco a poco se ha ido sectorizando. “Tenemos un pueblo con su propia cultura y que estamos en proceso de recuperación”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)