29 de May de 2010 00:00

Una segunda oportunidad para aprender

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

Con ‘bomberos’ en la libreta de calificaciones, a los estudiantes -o a sus padres- les toca jugarse un carta bajo la manga: las clases particulares o cursos de nivelación.

En Quito existen centros especializados en poner al día a los alumnos en materias como matemáticas, química, física, lenguaje, informática, entre otras.

La pedagoga Tamara Puente aconseja ir a estos centros de nivelación solo de manera momentánea, cuando los estudiantes tienen necesidades específicas de aprendizaje. Después de igualarse, se deben acoplar a las clases regulares, es decir, seguir al mismo ritmo de sus compañeros.Pero, si el alumno continúa con los problemas de aprendizaje, “eso es un indicador de que hay falencias en el centro educativo”, dice la docente.

Los servicios que se ofrecen van desde la nivelación de materias hasta la preparación para exámenes supletorios, de grado y de ingreso a las universidades. Pero, señala Puente, los padres de familia deben fijarse en la calidad del servicio de estos lugares de estudio.

Conocer la formación de los profesionales que impartirán las clases es un indicador. Por lo menos, resalta la docente, deben ser especializados en la materia en la cual están nivelando.

Un plan para cada alumno

Desde hace 14 años, el Centro de Educación Personalizada (CEP) ofrece el servicio de nivelación académica.

En época de exámenes, dice el director Ramiro Chávez, el número de alumnos aumenta.

“Nosotros aplicamos métodos dependiendo del estudiante”, anota el docente. Si no ha podido aprender con el profesor en el aula, Chávez señala que se deben buscar otras alternativas que agraden a los alumnos. Se usan procedimientos deductivos, inductivos y de reflexión continua.

El CEP aprovecha de las diferentes aptitudes de los niños o los jóvenes para aprender, a lo cual llama personalización del plan de estudios. En cada clase solo hay un estudiante.

Este centro tiene 22 profesores de diversas áreas de estudio: matemáticas, lenguaje, caligrafía, lectura e inglés. Si existe una demanda específica, el CEP ayuda a ubicar a especialistas y los pone al servicio del alumno.

La cobertura va desde educación básica hasta el bachillerato. También acuden jóvenes que van a ingresar a la universidad pata nivelarse. Uno de ellos es Alejandro Duque quien rendirá los exámenes para estudiar en la Escuela Politécnica del Ejército.

En La Alameda

Centro: Centro de Educación Personalizada (CEP).

Dirección: Gran Colombia N12-120, edificio Alameda.

Teléfono: 295 8667 y 09 972 8064

Costos: desde USD 6 dependiendo de la materia que se imparte.

Una guía de estudio

Una de las recomendaciones del ingeniero Diego Flores es “no calentar los exámenes”, es decir, no estudiar solo el momento de las evaluaciones. Según el profesor, la preparación debe ser continua.Con esa idea, los Servicios Académicos de Alto Nivel (Saan) ofrecen clases de nivelación a estudiantes desde educación básica. También preparan para exámenes de posgrado y asesoran en la elaboración de tesis.

Flores precisa que una de las particularidades de este centro es que el profesor se acerca al alumno para enseñarle como un amigo. Aquí se dictan clases personalizadas. En la sala de estudio existen varios escritorios. En cada uno se encuentran el profesor y el alumno.

Al ingresar al Saan, cada estudiante se somete a una evaluación, para saber en qué falla. Se analiza por qué el alumno tiene bajo rendimiento. Después de esto, se crea un plan de estudios.

Este centro también ha desarrollado guías académicas para que los niños y jóvenes sigan un orden en el aprendizaje.

Flores recomienda a los padres que motiven a sus hijos, porque las malas notas se deben a la baja autoestima académica.

En el sector de la América

Centro: Servicios Académicos de Alto Nivel (Saan).

Dirección: Selva Alegre y América, edificio Velazco.

Costos: Desde USD 4 si son dentro del Saan. Si son clases a domicilio cuestan desde USD 20.

Clases personalizadas

Los pequeños Martín Gallo y María José Naranjo asisten todas las tardes al centro de estudios Ceiem. En un aula pequeña, con tres escritorios y un pizarrón blanco, los estudiantes aprenden a calcular la superficie de un cubo y un pentágono.

Galo Miño, director del centro, explica el procedimiento con figuras de cartulina. La mayor parte de estudiantes que llegan a este lugar, señala Miño, busca llenar sus vacíos en materias como geometría, matemáticas y física.

El profesor aconseja que, para elegir un centro de nivelación, los padres se fijen si los profesores son especializados y con experiencia. “Hay muchos que solo tienen estudiantes de universidad o egresados”.El Ceiem cuenta con varias aulas equipadas con un pizarrón y pupitres. Cuando los estudiantes ingresan, se les entrega un material de estudio según las necesidades. También es un centro de tareas dirigidas y de preparación de exámenes.

Allí los estudiantes se nivelan para rendir las pruebas de ingreso al octavo de básica (secundaria). Además, el Ceiem da clases para el ingreso a universidades como la Politécnica, la ESPE, la U. Católica y la U. Central.

En el norte de la capital

Centro: Ceiem

Cobertura: todos los niveles

Dirección: El Día 222 y El Comercio. Detrás de Quicentro.

Costos: existen tarifas especiales para alumnos de colegios fiscales. El precio es de USD 10 la hora.

Para superar dificultades

Sebastián Zapata, de 14 años, acudió al centro Athanor para aprender más sobre química. La última prueba que rindió, refiere el joven, le dio muchos problemas porque tenía vacíos en el tema de los compuestos binarios.

“No llego ni al 10 sobre 20”, dice con pena. Por eso, sus padres buscaron ayuda académica. Aunque Zapata sostiene que no está mal en sus calificaciones, no quiere pasar al siguiente curso sin saber la materia.

Esta semana ingresó en el centro Athanor y confiesa que con su nueva profesora, Patricia Cabezas, resolvió varios temas que la maestra del colegio nunca le enseñó. “A veces los profesores tienen apuro porque deben seguir un programa de estudios durante el año de clases”.

Marcelo Rivera, director del centro, explica que todos los años recibe a “padres desesperados” porque sus hijos están apunto de perder el año. El problema fundamental, anota, es que los estudiantes creen que no pueden.

El método en este caso es lograr que los jóvenes superen sus propias dificultades. Las materias que cubre este centro son química, matemáticas, física, inglés, estadística y dibujo.

En el norte de la ciudad

Centro: Athanor

Dirección: Avenida 6 de Diciembre y San Ignacio, en el primer piso del edificio Bryan.

Cobertura: Estudiantes de todos los niveles de educación.

Teléfonos: 254 9613 y 09 633 4081.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)