25 de October de 2013 20:23

Problema más grave de mujeres con síndrome de Down es la esterilización forzada

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

El problema más grave que sufren las mujeres con síndrome de Down es el riesgo a ser sometidas por su familia a la esterilización para protegerlas de un embarazo no deseado, advirtió la relatora para México de la Convención de la ONU sobre Derechos de Personas con Discapacidad (CDPD), Ana Peláez.

"Cuando se produce la esterilización, previamente se ha incapacitado legalmente a la mujer con síndrome de Down y pierde su derecho a la justicia, a abrir cuenta bancaria o firmar contrato de trabajo", aseguró a Efe, en el marco del Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down que se celebra en México.

Peláez explicó que en países como El Salvador, Nicaragua y Honduras, en algunos casos cuando una mujer con síndrome de Down queda embarazada a causa de una violación, se le obliga a abortar y posteriormente se esteriliza. Por otro lado, la experta explicó que las mujeres con síndrome de Down no saben identificar un abuso sexual porque es un tema que no se trata ni en el ambiente familiar ni en la sociedad en general.

Ante la falta de información en la comunidad iberoamericana, estas mujeres están expuestas en un mayor grado a situaciones de sufrir abuso sexual, contó. Para combatirlo, añadió, se requieren cursos de información específicos con el fin de ayudarlas a identificar estas prácticas.

Peláez añadió que, si bien la población femenina con síndrome de Down supera en la actualidad a la masculina, ni las organizaciones de discapacidad en general, ni las asociaciones de mujeres, han analizado las necesidades propias de las féminas. "Las mujeres con síndrome de Down no gozan del conocimiento de su situación y de sus derechos como mujeres", incidió.

La experta española explicó que estas mujeres establecen "el punto de su identidad" en el hecho de que son personas con síndrome de Down y dejan de lado consideraciones como el sexo o la etnia. Además, reconoció que hay temas que apenas han sido tratados con las mujeres con síndrome de Down como son la salud sexual y reproductiva, la prevención del cáncer de mama y de útero o la importancia de las revisiones ginecológicas.

Por ello, y como reto, Peláez planteó la posibilidad de desarrollar cursos de formación de derechos sexuales y reproductivos para que puedan tener una vida sexualmente sana.

El III Congreso Iberoamericano sobre el Síndrome de Down, que concluye esta tarde en Monterrey, contó con la participación de 40 ponentes españoles, estadounidenses, mexicanos y belgas, entre otros, que debatieron sobre la necesidad de impulsar una legislación regional en materia de discapacidad

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)