20 de March de 2014 00:01

El papiloma puede controlarse si se fortalece el sistema inmunológico

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Después de que la secuestraron, Diana C. se realizó cuatro exámenes para saber si había sido víctima de abuso sexual y si le habían trasmitido alguna enfermedad. Entre esas pruebas estuvo un papanicolaou que detectó la presencia de uno de los 14 tipos más infecciosos de papiloma virus.

Ya han pasado casi 15 años y Diana tiene ahora dos hijos que nacieron por parto natural. ¿Cómo vive una persona afectada con papiloma? ¿Cuándo es perjudicial para su vida sexual? y ¿qué cuidados debe tener? Según la Organización Mundial de la Salud, al menos el 80% de la población adulta a escala mundial ha adquirido el papiloma virus en algún momento de su vida. De hecho, sostiene en sus informes sobre esta enfermedad que el virus puede disminuir su efecto sin que la persona lo haya notado.

Todo depende de qué tipo de virus se haya adquirido y cuán infectado esté el organismo. Esa es la opinión del ginecólogo Diego Alarcón, quien considera que una persona que tiene papiloma puede llevar una vida sexual óptima y normal si ha logrado controlar el virus.

En un inicio, los especialistas le dijeron a Diana que no podría tener una vida sexual normal y que no podría tener partos vaginales . Sin embargo, su infección se controló y de acuerdo con las sugerencias de su médico, que en este caso fue Alarcón, logró que su sistema inmunológico se fortalezca.

En los casos de infección, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda cuidados drásticos en la alimentación y tratamientos intensivos con el fin de que el virus no se propague dentro de la cavidad vaginal. Para esto, las mujeres infectadas no deben tener un nivel alto de contaminación en el área.

Además, si este mal es detectado a tiempo, la OPS sugiere que se cautericen las verrugas vaginales y por medio de tratamientos medicinales evitar que más células se infecten.

Alejandra J., de 25 años, adquirió el virus a través de un desconocido en una fiesta. No utilizó protección mientras mantuvo relaciones sexuales con él y después de dos meses notó que había condilomas (verrugas) en el área vaginal.

Acudió al especialista, se realizó los chequeos y por más que se practicaron electrocauterizaciones el virus en ella permanece activo. Desde hace dos años trata de encontrar un mecanismo que le ayude a tener una vida sexual normal.

[[OBJECT]]Hace poco conoció a un joven con el que planea formar un hogar; sin embargo, todavía no encuentra la cura al mal que le aseguraron los médicos impedirá que tenga bebés por vía natural. Alejadra dice sentir temor de la reacción de su nueva pareja si se entera.

El papiloma es como la gripe, dice el especialista Alarcón. Para él, la ciencia avanza con tal rapidez que puede hallar las maneras de controlar las enfermedades y aún más cuando ahora hay terapias alternativas.

La ozonoterapia y la magnoterapia son, por ejemplo, dos de esas posibilidades. Diana C. obtuvo resultados con la segunda.

Dice que gracias a eso y a la buena alimentación que ahora tiene ha logrado estabilizarse e impedir que el virus perjudique su organismo y sobre todo lo transmita a su pareja.

Gerardo Armendáriz es ozonoterapista. El especialista también ha tratado en su consultorio a personas que se han infectado con papiloma y considera que los resultados con esta terapia son de interés.

De acuerdo con su criterio, las bajas defensas de una mujer también son las causas de que el virus avance dentro del organismo con mucha facilidad y en poco tiempo. Hay forma de evitarlo -según él- cuando el sistema inmunológico es fuerte y hay defensas, pues es como cualquier otro virus.

Lo mismo sucede con los hombres. Alexander tiene 27 años y hace 3 notó que en su pene aparecieron varias erupciones. Asustado consultó al médico, quien le informó que se trataba de papiloma.

Siguió entonces un tratamiento para cauterizar las verrugas y no tuvo relaciones hasta dos años después, con preservativo. Los médicos le dijeron que su virus estaba controlado, pero aún así tiene miedo de transmitirlo a alguien más en un futuro.

Esos temores son normales -dicen los especialistas- pero para que la persona esté segura requiere chequeos constantes, al menos cada año. Una adecuada y relajada forma de vida también ayuda a que el mal no se propague en el organismo.

En contexto

El cáncer de útero se debe en un 70% al papiloma virus. Este mal no tiene cura. El Ministerio de Salud trata de prevenirlo mediante una campaña de vacunación en niñas de entre 9 y 11 años; edad en la que según estudios internacionales, la vacuna es más eficaz.

No olvide

  • Las precauciones para protegerse del virus El uso de  preservativos es esencial en el momento de tener relaciones sexuales. Este no solo evita los embarazos no deseados, sino que también protege de cualquier trasmisión de enfermedades sexuales.
  • Una adecuada  alimentación también protege a las mujeres contra el virus. Se debe siempre tratar de que la dieta sea equilibrada y que contenga proteínas para fortalecer el sistema inmunológico.
  • La vacuna también se puede colocar en la edad adulta, tanto en mujeres como en hombres. Si la persona desea, primero debe consultar al médico y realizarse exámenes previos para ver si tiene el virus.
  • Hay terapias  alternativas que también ayudan a combatir el virus pues son antivirales y antisépticas. Entre estas están la magnoterapia y la ozonoterapia. Estos métodos no reemplazan la ayuda de un especialista.
  • Se debe tener  una vida sexual óptima. Si una persona está contagiada con papiloma virus no debe tener intimidad hasta no cerciorarse de que el virus esté controlado. Eso en el caso de que sea inofensivo.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)