20 de November de 2013 00:01

Ojo con el exceso de sal, azúcar y grasa

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 29
Triste 19
Indiferente 23
Sorprendido 20
Contento 46

Las alertas de los especialistas son claras. El exceso de sal, azúcar y grasas puede desatar enfermedades como la diabetes, el sobrepeso y la hipertensión. Precisamente por el incremento de estas dolencias a escala nacional, dos ministerios expidieron (el viernes pasado) el Reglamento de etiquetado para alimentos procesados para el consumo humano.

Tras la difusión de estas reglas, las empresas deberán informar (hasta en un año) sobre el contenido y características de sus productos.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Ecuador los decesos por estas tres enfermedades han aumentado en 10 años.

La diabetes y la hipertensión son justamente las dos primeras causas de muertes en el país. Pero el consumo excesivo de estos contenidos alimenticios puede desatar otras 13 secuelas frecuentes (ver infografías de la izquierda).

Por ejemplo, hay el riesgo de que la diabetes termine en ceguera, la hipertensión en infartos o derrames cerebrales y el sobrepeso en problemas de las articulaciones.

Por la diabetes, el Ministerio de Salud registró 4 455 defunciones hasta el 2011, por hipertensión
4 381 y por problemas cerebrovasculares 3 930 casos.

De allí que el médico general Augusto Núñez habla de la importancia de mantener un equilibrio en estos tres alimentos.

AZÚCAR: El dulce excesivo causa más muertes

La diabetes es una de las enfermedades principales que desencadena el consumo de azúcar. Ésta a su vez desencadena problemas como ceguera, alteraciones renales e incluso amputaciones de las extremidades.

Según la OMS, entre un 10% y 20% de los pacientes con diabetes mueren por problemas con el riñón. Julio Yépez, médico internista, explicó que la excesiva ingesta de azúcar puede provocar una alteración en la circulación sanguínea porque inflama la pared interna de los vasos.

Cuando hay alteración en las extremidades aparecen dolores que llegan al paciente como descargas eléctricas, amortiguamiento o debilidad de brazos o piernas. El pie diabético es una secuela común.

Este problema puede afectar a un 50% de las personas.

Cuando la diabetes daña órganos blandos como el cerebro o el corazón se puede producir infartos. Aquello suele presentarse sin mayores alertas. “Esto afecta a la sensibilidad”, recalca Yépez.

Según la OMS, el 2% de los pacientes que fue diagnosticado con diabetes, luego de 15 años pierde la vista. Y un 10% sufre un deterioro grave de la visión.

En una década, esta enfermedad se elevó en un 78,2% la cifra de muertes a escala nacional.

Entre el 2001 y 2011 el número de decesos por esta enfermedad, en Ecuador, pasó de 2 500 a
4 455 respectivamente, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Para Enrique Chávez, médico deportólogo, el problema en el ser humano no está únicamente en el consumo de azúcar, sino en el exceso de carbohidratos que se absorbe diariamente.

Por ejemplo, al comer arroz, tallarín y papas a la vez, los tres productos se transforman en glucosa en el cuerpo y es asimilado como azúcar. De esta manera, el exceso da como resultado problemas de sobrepeso, obesidad o diabetes.

El galeno dice que es común ver que la gente tome café con dos o tres cucharas pequeñas de azúcar, cuando se debería poner media.

Los consejos

  • Realice constante actividad física,  al menos 30 minutos sin descanso al día para controlar el peso y eliminar excesos.
  • Consuma una dieta saludable,  que contenga entre tres y cinco raciones diarias de frutas y hortalizas, menos azúcar y grasas.
  • Evite la ingesta de tabaco, pues  eleva el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Con la diabetes hay más problemas.
  • Alcance y mantenga un peso  corporal adecuado. Evite bebidas azucaradas y refrigeradas. Reemplace la azúcar por endulzante.

GRASAS: Las grasas trans son analizadas

[[OBJECT]]

Este producto es uno de los principales ingredientes de la industria de alimentos procesados. Pero es también causante del aumento de enfermedades cardiovasculares y obesidad.

En Ecuador, cada año mueren 12 700 personas por hipertensión arterial, males cerebrovasculares y cardiopatías, según el Ministerio de Salud. La ministra Carina Vance aseguró que 10 muertes por día se podrían evitar con solo mejorar los hábitos alimenticios.

Lola Navarro, coordinadora académica de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Especialidades Espíritu Santo, explica que las grasas trans son las más nocivas.

Por la década de los 50 aparecieron como un mágico elixir para alargar la vida útil de productos industrializados (como galletas, comidas congeladas, pastelería y bollería, snacks, entre otros). También evitaron la oxidación, es decir, que luzcan menos aceitosos.

Estas grasas son sometidas a un proceso químico para pasar de líquidas a sólidas o mantecas. Pero con los años, estudios científicos confirmaron su impacto al sistema arterial y coronario. “El cuerpo las confunde con grasas buenas, pero se impregnan en las células derivando en complicaciones, principalmente cardiacas. También se dice que pueden llevar a ciertos tipos de cáncer e incluso a la diabetes”, precisa Navarro.

Al 2030, la Organización Mundial de la Salud calcula que morirán cerca de 23,3 millones de personas por enfermedades crónicas, en especial cardiopatías. Para evitar esa cifra, el organismo recomendó reemplazar estas y otras grasas saturadas por las insaturadas, presentes en el aceite de oliva, el pescado y los frutos secos.

En países como EE.UU. la lucha contra las grasas trans comenzó en 1999. Y en las últimas semanas, la Agencia de Control de Alimentos y Medicamentos (FDA) dio un ultimátum para su eliminación total.

Onay Mercader, especialista en ciencias de los alimentos, explica que la dieta diaria de un adulto contiene unas 2 000 kilocalorías. De ese total, las grasas no deben pasar del 22% (48,9 gramos) para evitar daños a la salud. “Es lo que encontramos en la leche, las carnes y en la mantequilla”.

Los consejos

  • La OMS recomendó consumir hasta un 35% de grasas: entre 6 y 11% deben ser poliinsaturadas –con Omega 6 y 3- y solo 10% saturadas.
  • 4 400 muertes por males cardiovasculares son prematuras, antes de los 65 años de edad según el Ministerio de Salud Pública.
  • La hipertensión  (7%), el mal cerebrovascular (5,3%) y la insuficiencia cardiaca (3,0%) son las principales causas, según el INEC.
  • El consumo  controlado de grasas, dando prioridad a las de tipo natural, aporta energía y ayuda a transportar vitaminas.

Sal: La presión alta es frecuente en el país

[[OBJECT]]

El consumo excesivo de la sal eleva la presión arterial. De allí se desencadenan otras enfermedades como la hipertensión, infartos, retención de líquidos, enfermedades renales, problemas cardiovasculares y cerebrovasculares. Estos datos corresponden a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El cardiólogo Marco López señala que también las hemorragias y los problemas circulatorios están relacionados con la mala alimentación, sobre todo con el consumo excesivo de grasas y de sal.

“No se debe consumir más de 5 gramos de sal al día, contenidos en los diferentes alimentos”, dice Ximena Caamaño, nutricionista. Para la especialista, el exceso de sodio es perjudicial para el organismo, más cuando la persona tiene una vida sedentaria.

Desde el 2011, la hipertensión, causada por el abuso de la sal, es la segunda causa de muerte en Ecuador. Esto ocurre, pese a que en el 2001 estaba en el octavo lugar, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Las cifras también revelan que tres de cada 10 ecuatorianos padecen presión alta. En muchos casos no lo saben. Por ello, los especialistas conocen a este cuadro como una “enfermedad silenciosa”.

La OMS alerta que los daños cerebrovasculares afecta a un 40% de personas que viven con hipertensión. Las embolias (acumulación de sangre en las arterias del cerebro) podrían resultar comunes de acuerdo con este estudio de salud.

Las enfermedades causadas por la sal no son perceptibles en primer momento. Así asegura el especialista López. “Por ejemplo, las alteraciones renales y los problemas cardiovasculares se detectan cuando el paciente ya empieza a presentar síntomas”.

Es por eso que el galeno sugiere que durante los chequeos que anualmente debe realizarse una persona se consideren importantes los exámenes de sangre. Con ellos se puede observar si la sangre es espesa o si hay riesgo de padecer dolencias que puedan afectar al corazón o al cerebro.

Los consejos:

  • Para reducir el riesgo de enfermedades por abuso de sal es importante no consumir más de 5 gramos al día.
  • Basándose en una dieta de 2 000 calorías, el consumidor debe disminuir los alimentos que contienen mucha sal.
  • Si ya se padece tanto hipertensión como las demás dolencias, se debe eliminar el consumo de sal al menos en un 70%.
  • La persona hipertensa debe controlar la dolencia con una rutina diaria de ejercicios, dicen los especialistas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (24)
No (9)