5 de July de 2011 10:04

Niños que comienzan a hablar tarde superan esa demora al crecer

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Una buena noticia para los padres de niños que comienzan a hablar tarde: un estudio australiano muestra que es improbable que un comienzo lento en el lenguaje tenga efectos prolongados en la salud mental de los niños.

Andrew Whitehouse y colegas de la University of Western Australia, observaron a niños que comenzaron a hablar tarde y los siguieron hasta la adolescencia en un inusual estudio a largo plazo y encontraron que no eran más propensos a ser tímidos, depresivos o agresivos que sus pares que habían desarrollado más rápido la capacidad de hablar.

"La demora en el vocabulario expresivo a los 2 años no es en sí mismo un factor de riesgo para posteriores trastornos emocionales y del comportamiento", escribió el grupo en la revista Pediatrics.

Esto significa que "esperar y ver" puede ser bueno para los niños con retraso en el lenguaje, siempre y cuando se desarrollen de manera normal en otras áreas.

Entre el 7 y el 18 por ciento de los niños tienen retraso en el lenguaje a los 2 años, aunque la mayoría se pone al día al comenzar el colegio. Algunas investigaciones han sugerido que estos pequeños podían afrontar problemas psicológicos, pero no se ha comprobado fehacientemente que esto ocurra.

El estudio siguió a más de 1400 niños de 2 años cuyos padres habían completado una encuesta sobre el desarrollo del lenguaje preguntándoles sobre las palabras que su hijo podía usar espontáneamente.

Los pequeños de 2 años normalmente dicen unas cien palabras, pero hay muchas variaciones. Aproximadamente uno de cada 10 niños de 2 años en el estudio era hablador tardío.

Los chicos con retraso del habla también parecían tener más problemas psicológicos, según las preguntas sobre la conducta que los padres contestaron.

Por ejemplo, el 13 por ciento de los que hablaron tarde tenían una conducta "interiorizada" -como ser tímido, triste o inactivo- comparado con el 8 por ciento de sus pares que habían sido más "rápidos" en hablar.

Pero esa diferencia había desaparecido a los 5 años, cuando sus padres fueron consultados nuevamente y no volvió a aparecer durante el seguimiento, hasta los 17 años.

Según Whitehouse y sus compañeros, la razón por la que los habladores tardíos tienen problemas de conducta es probablemente porque están frustrados por no poder comunicarse con eficiencia, y no porque haya otro problema.

No obstante, el equipo añadió que es importante prestar atención si los niños no se ponen al día, ya que los déficits persistentes del lenguaje se han asociado con problemas de salud mental.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)