10 de March de 2014 10:21

Niño con extraño síndrome y su perro conmueven al mundo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Owen Howkins, y su perro (un pastor de Anatolia, Haatchi) son los mejores amigos.

Su historia es conmovedora e inspira, pues son dos seres que con dificultades físicas y emocionales, encontraron en su unión, la alegría de vivir en sus diferencias.

El Pequeño B (Little B) como le dicen con cariño a Owen, tiene una rara enfermedad genética en los músculos, huesos y articulaciones, denominada síndrome de Schwartz-Jampel, que afecta a menos de una persona por cada 10 millones y provoca, entre otras cosas, que sus músculos estén en permanente tensión y dolor.

El pequeño documental “A Boy and His Dog” que retrata su historia, lleva más de 2 millones de visitas en YouTube. Además, su fan page en Facebook se acerca rápidamente a los 50 000 likes. Y, esta semana fue presentado en Londres, el libro biográfico “Haatchi and The Little B”, que narra cómo este niño y su perro formaron su vínculo tan especial.

Es que los azares de la vida son un misterio y una bendición. ¿Podría un perro sobrevivir al atropello de un tren que casi le corta la pierna y la cola? Haatchi pudo.

Una noche de mucho frío en enero de 2012, en el Reino Unido, el perro fue golpeado en la cabeza y abandonado en una línea de ferrocarril donde después sería atropellado por un tren. El cachorro de 5 meses, sobrevivió a la pérdida de sangre y se las arregló para arrastrarse a un lugar seguro con su pierna y cola parcialmente cortadas.

Días más tarde fue rescatado, aunque los veterinarios, no pudieron salvar su pierna ni tampoco su cola.

Su caso fue posteado por un centro de rescates en Facebook para su adopción y visto por dos amantes de los perros, Will Howkins y Colleen Drummond (padre y madrastra de Owen), quienes al ver la cara y expresión del perro, se dieron cuenta que era todo lo que necesitaban saber para llevárselo a casa.

Sólo 6 semanas después, el perro que fue adoptado y bautizado como Haatchi (parecido a Hachiko, otro perro famoso por su lealtad), y se integraba a la familia de los Howkins.

  • El “Pequeño B”

El libro, “Haatchi and The Little B”, escrito por Wendy Holden aborda con detalles la historia del pequeño Owen antes de que Haatchi llegara a su vida.

El niño se había confinado a su silla de ruedas al sentirse demasiado diferente entre sus compañeros de curso; dejó la escuela y, como cuentan, estaba muy triste por no poder tener amigos. Además, el pánico le embargaba cuando estaba en espacios abiertos y por eso, apenas salía de su casa.

“Cuando Owen se despertó a la mañana siguiente que Haatchi llegó a la casa, de inmediato se enamoró de él, y, a su vez, el perro logró rescatarlo de su encierro. Es un niño asombroso y el perro es muy especial. Ha cambiado su vida para siempre”, escribe la autora.

Colleen Drummond, quien ha sido parte de la familia desde que Owen tenía tres años, contó a la prensa inglesa que tan pronto se conocieron, el efecto que Haatchi tuvo en Owen fue increíble y comenzó a superar casi de inmediato ansiedades y temores.

“Después que vio a Haatchi tomar su ‘medicina’, una mezcla de miel de manuka, aceite de salmón y suplementos, él empezó a sentirse de manera diferente con su síndrome. Owen solía sentir miedo frente a los extraños, pero ahora quiere hablar con todos sobre Haatchi y quiere salir todo el tiempo a las exposiciones caninas. La diferencia que vemos en él, no la puedo describir con palabras”, comentó la madrastra al diario inglés The Mirror.

El perro completó su entrenamiento como “animal de terapia” y desde que la historia de Haatchi y Owen se viralizó en las redes sociales y fue conocido por asociaciones de animales en el Reino Unido, ambos han recibidos varios premios por ser ejemplos de valentía, superación y por el impacto positivo que generan en la vida de miles de personas que conocen esta historia.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)