30 de March de 2013 14:57

¿Mal de amor? Cuida tu salud llevándote bien con tu pareja

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Cuando fue a una reunión de personas que habían sufrido la pérdida de su pareja, ya sea por fallecimiento o un divorcio inesperado, Georgianna Donadio pudo constatar que el dolor que deja el fin de una relación amorosa, afecta más que el corazón.

La experta en relaciones, columnista en medios estadounidenses, autora de “Changing Behavior” y fiel creyente de que las habilidades emocionales mejoran la vida, vio entonces cómo la gente sufría más allá de su angustia, y, pese a que varios de los presentes eran exitosos en varios aspectos de su vida, padecían desde dolores de cabeza crónicos, hasta asma, colon irritable, úlceras, e incluso fibromialgia.

“Generalmente, cuando se trata de nuestra salud, no hacemos la conexión entre la imprescindible experiencia de amar, ser amado y pertenecer a alguien, con nuestro bienestar general y sistema inmune (…) Nuestra salud y nuestras relaciones están íntimamente entrelazadas”, aseguró Donadio en su blog.

Es por esto que Donadio compartió varios puntos que, según señaló, son comunes en el comportamiento de las parejas felices que han logrado a través del amor y la confianza, tener una relación duradera, o, como lo explica la experta, “una de las experiencias más gratificantes que la mayoría de nosotros anhela”.

Éstos son:

  • Ser amigos: Con el tiempo, varias parejas olvidan que cuando se conocieron, el que se cayeran bien fue básico para crear una primera aproximación, más allá de si se gustaron físicamente o no. Por eso, ser amigos y sentirse a gusto con la compañía del otro es fundamental. “Si no te gusta cómo es la otra persona, ¿cómo puedes amarla realmente?”, se pregunta Donadio.
  • En las buenas y en las malas: Disfrutar de la compañía del otro, incluye compartir momentos de risa, que sin duda unirán a la pareja. Pero estar presente en los momentos duros, y hasta llorar juntos, de todas maneras creará lazos significativos.


  • Espontaneidad: Atreverse a probar nuevos restaurantes u otros lugares para conocer, es una manera de ampliar los horizontes propios y mostrar respeto hacia las preferencias del otro, cuando es la pareja quien propone hacer algo novedoso. “La vida es más interesante si podemos ser espontáneos juntos “, asegura Donadio.


  • Ten vida propia: Evita la dependencia. Según la experta, “el desarrollo de una relación sana se hace entre dos individuos independientes y emocionalmente maduros que disfrutan de la compañía del otro para compartir sus vidas juntos”.


  • Comparte tiempo con calidad: Otro de los factores que refuerzan la unión en pareja es tan simple como estar juntos realmente, en otras palabras, escuchar al otro y mostrarse interesado en el presente que se disfruta con él. “Se dice que no hay mejor regalo que nuestra presencia plena y completa con el otro”, dice Donadio.


  • Expresa tu amor: el contacto físico a veces es olvidado en una pareja que lleva mucho tiempo junta. Pero basta tomarse de las manos para mostrar cariño es un simple gesto que ayuda al otro a sentirse querido y cuidado, dice la experta.
  • Evita las críticas: Bien es sabido que las frecuentes quejas pueden dejar una relación al borde del quiebre. Por esto, refuerza la bondad y paciencia que tienes dentro. Siendo amable, no solo te sentirás bien, sino que harás que la otra persona también disfrute de ti.
  • Mantente firme con la honestidad: Ser leal y sincero con la pareja y recibir la misma actitud a cambio es simplemente, una de las bases más fundamentales para una relación que perdurará en el tiempo. “Muchas veces, los matrimonios o las relaciones terminan por problemas de confianza”, explica la experta.
  • ¿Estás realmente comprometido/a? Ok, tienes un compromiso amoroso con alguien, una relación en la que ambos saben que se quieren y que son la pareja exclusiva del otro. Pero vale la pena en algún minuto analizar si se está comprometido, entiéndase esto, como la disposición a estar y apoyar en los mementos difíciles. “Eso es lo que todos queremos en nuestras relaciones y para poder recibir eso, tenemos que darlo también”, comenta Donadio.
  • No te encierres, comunícate: Es imprescindible que mantengas una comunicación activa con tu pareja, preocuparte de cómo se siente y tener una visión clara de cómo van las cosas en la relación. De esta forma, te asegurarás de evitar futuros problemas o rencores que se vayan creando.
  • Elige si quieres tener la razón o ser amado: Las discusiones son algo inevitable en las relaciones, y si llegase a haber una sin momentos de tensión, es digna de estudio y aplausos. Por ende, para no deteriorarla, intenta ser paciente, no lanzar lo primero que se venga a la cabeza, y reflexionar acerca de cuál es el mejor momento, y la mejor forma, de resolver el conflicto.


Preguntarse en ese minuto si se quiere ganar la batalla amorosa o ser amado, es un recurso que Donadio recomienda para calmar un poco los sentimientos de enojo y enfocarse más en las cosas que realmente importan en la vida -y la salud- como el amor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)