4 de June de 2012 15:21

Investigadores españoles identifican un antioncogén dentro de un oncogén

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Un equipo de investigadores del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (en el noreste de España) ha descubierto una molécula antitumoral que se origina dentro de un oncogén, según se informó hoy.

La investigación, dirigida por el científico Manel Esteller, se publica esta semana en la revista científica Nature Structural & Molecular Biology.

El Idibell, como se conoce el instituto, es un centro de investigación que forma parte del campus de excelencia internacional de la salud "Health Universitat de Barcelona Campus" (HUBc), una alianza que engloba a treinta entidades dedicadas a la formación, la investigación y la transferencia de conocimiento en el terreno de las ciencias de la salud.

Los tumores humanos tienen como denominador común que producen una activación de los oncogenes, genes causantes de cáncer, y provocan una pérdida de la función de los genes protectores, denominados antioncogenes o genes supresores tumorales.

Normalmente ambas categorías de genes, procancerosos y anticancerosos, se encuentran en regiones distintas de nuestros cromosomas; sin embargo, con este trabajo los investigadores han descubierto la existencia de una molécula antitumoral que se origina dentro de un oncogén.

El antioncogén identificado es un ácido ribonucleico largo no codificante (lncRNA), es decir, una molécula que no produce proteínas ella misma, sino que se encarga de regular la expresión de otras proteínas.

La molécula identificada se fabrica dentro de un gen que causa cáncer (SMYD3), por lo que su función en células sanas consiste en inhibir la acción pro cancerosa del oncogén.

Si se introduce este fragmento de ácido ribonucleico en células cancerosas que crecen en el laboratorio o en tumores humanos implantados en animales de investigación, es capaz de bloquear el crecimiento del cáncer.

"Creemos -aseguró Esteller- que este descubrimiento será el punto de partida para encontrar muchos otros oncogenes y antioncogenes que cohabitan en regiones de nuestro genoma y que, cuando su convivencia se deteriora, contribuyen al desarrollo de tumores humanos".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)