Salud

Cereales, lácteos y frutas, la base de un desayuno 100% saludable

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Preocupado 0
Contento 1
23 de August de 2012 14:56

El desayuno recomendado por la Organización Mundial de la Salud no incluye ningún tipo de carne, por ello “se trata de un momento vegetariano para todos sin excepción”, señala Diana Plasencia, blogger de Oveja verde.

El desayuno es un momento vegetariano para todos sin excepción, es la comida que no tiene pierde para los vegetarianos ya que el desayuno recomendado por la OMS no contiene ningún tipo de carne. A pesar de que muchas personas sientan que están mejor alimentadas por comer un pedazo de jamón o pollo por las mañanas, son los cereales, los lácteos y las frutas, los tres elementos señalados como realmente indispensables en nuestro desayuno.

Capaces de darnos la energía necesaria para iniciar el día, como señala el libro Suplementación Nutricional publicado por la Asociación de Empresas de Dietéticos y Complementos Alimenticios en coordinación con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición.

Nuestro desayuno debe cubrir aproximadamente el 30% del consumo total de calorías recomendadas en un día, y éste se logra con una trilogía absolutamente vegetariana, saludable y que es capaz de producir la sensación de saciedad que espera cualquier carnívoro por las mañanas.

Solo hace falta imaginación y asegurarnos de estar incluyendo un alimento del grupo de los lácteos que puede ser leche o yogur, un alimento del grupo de los cereales que puede ser pan integral, cereal en hojuelas o galletas integrales y un alimento del grupo de las frutas, pueden ser picadas en ensalada o licuadas en jugos. Con esta combinación estamos cubiertos física y mentalmente con la energía necesaria para comenzar el día.

Aunque existen varias opciones de desayunos ya conocidas y popularizadas sobre todo en hoteles, como el cereal con yogur + jugo o las tostadas con queso crema + jugo (que cumplen con la trilogía lácteo-cereal-fruta), los vegetarianos podemos ir un poco más allá y ser más creativos en este momento del día. Podemos potenciar el desayuno agregando alimentos que nos aporten mayor cantidad de energía.

En mi caso, uno de mis desayunos favoritos es una taza de avena orgánica mezclada con un poco de leche, manzanas o peras sancochadas, granola, pasas y harina de kiwicha. Prueben una taza de esta preparación mágica además de un vaso de jugo de frutas y ya está, no habrá hambre hasta el almuerzo, y si la hubiera, una fruta ligera a media mañana será más que suficiente.

Otro de los desayunos vegetarianos potenciados que podrían probar si es que lo dulce en la mañana no les provoca, es un sánguche de pan pita con queso fresco, brotes de alfalfa y unas gotas de aceite de oliva, también acompañado de un jugo de frutas. Siempre nos irá mejor si el pan es integral y el queso orgánico.

Una opción más podría ser el mismo tipo de pan pero relleno con queso ricotta triturado y mezclado con zanahoria fresca rallada, esta mezcla es una de las que mejor queda. El queso y la zanahoria forman una pasta compacta similar a los quesos crema con especias que nos venden en los supermercados, pero lo hacemos de manera natural y sin grasa. A este queso le podemos agregar otro tipo de hierbas también e ir probando distintos sabores.

Las leches vegetales, de almendra, de ajonjolí, de soya, entre otras, son un excelente acompañante para el desayuno en el caso de los veganos. Y un batido de quinua con plátano, por ejemplo, también les asegurará energía para toda la mañana y mejor aún si le agregamos unas semillas de chía, la mayor fuente vegetal de Omega 3 que tenemos.

Al ser el desayuno un momento vegetariano para todos, resulta un momento para experimentar. En él podemos descubrir el sabor de nuevos insumos y nuevas mezclas de frutas y verduras. No nos conformemos con las tostadas tradicionales y la taza de café que tomamos a medias mientras nos alistamos para ir a la oficina. Levantémonos un poco más temprano, según los especialistas, la comida más importante del día no nos debe tardar más de 20 minutos.