18 de February de 2014 16:43

Aprenda a evitar los errores que se cometen en la ducha

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0

La ducha es un ritual tan cotidiano que, por lo mismo, no se analiza ni se cuestiona, sino que se realiza casi de memoria. Sin embargo, es posible cometer ciertos errores sin darse cuenta, pequeños detalles y excesos que pueden dañar la piel.

En este sentido, lo primero que hay que tomar en cuenta a la hora de llevar a cabo este hábito, es la temperatura del agua que caerá sobre su cuerpo. "Tienes que sentir cómo estás para elegir la temperatura a la que vas a tomar tu baño y el tipo de piel que tengas, pero nunca te tienes que ir a los extremos, ni muy fría ni muy caliente", sugieren las expertas en bienestar integral, Carolina Troncoso y Analaura Aguilar de Naturalmente.

Así, por ejemplo, si siente sus piernas cansadas, lo ideal es que sea una ducha fresca, porque energiza, estimula y alivia. Una temperatura tibia es más relajante y facilitadora de una higienización más profunda, mientras que la caliente no es para nada recomendable.

Rodrigo Loubies, dermatólogo de Clínica Orlandi, apunta que también es importante que cada uno se fije en el tipo de piel que tiene. De esta manera, si es seca, con el agua caliente habrá una mayor tendencia a desarrollar una dermatitis o inflamación en una zona específica.

"Sin embargo, la mayoría de la población no tiene problemas, pero si es muy caliente puede dañarte, porque provoca mayor congestión facial vascular y la piel se pone roja. Ahora, si tienes rosácea, ahí están prohibidas porque ya tienes un daño previo que requiere cuidado. Además tienes que evitar los cambios de temperatura o los baños poco ventilados", aclara.

El especialista añade que el agua fría ayuda a descongestionar la piel cuando está irritada o inflamada, pero advierte que debe aplicarse en cantidades pequeñas y tiempos cortos.

Respecto a la duración que deben tener las duchas, los entendidos dicen que deben ser cortas, de no más de 5 minutos.

Contenedor de tips

Los jabones

[[OBJECT]]

Respecto al aseo propiamente tal, Loubies explica que la mayoría de los jabones tienen un PH que desengrasa la piel y arrastra el manto lipídico o graso que protege su superficie, lo que no es recomendable. "El jabonado tiene que ser corto y preciso en las zonas más sucias del cuerpo. En pieles delicadas secas o alérgicas, se debe usar productos que sean sustitutos del jabón o aceites de ducha que resecan menos la piel", afirma. Esta sugerencia sería válida también para adultos mayores y niños pequeños. Además, el dermatólogo llama a evitar los productos con excesos de colorantes y perfumes, porque podrían irritar las pieles sensibles. Y, en caso de que se usen, hay que eliminar los residuos que puedan quedar en la piel. Por su parte, las expertas en vida sana, salud y belleza de Naturalmente también son de la idea de no usar jabones, porque en su experiencia han comprobado que empastan la capa córnea de la piel, la más externa, impidiendo la remoción de las células muertas. Peor aún si el producto queda en la piel. "Los jabones y geles pueden tener fases grasosas en sus componentes, y en las zonas íntimas dañan la flora protectora natural. Nosotras recomendamos para la higiene de la piel, realizar un buen cepillado pero suave, con movimientos ascendentes desde los pies y en dirección al corazón", aconsejan.

Máscaras faciales: ¿antes o después del baño?

[[OBJECT]]

Si la rutina matinal incluye la aplicación de máscaras faciales, es importante leer las instrucciones de uso de estos productos para saber si lo indicado es usarlas antes o después del baño. "Algunas están hechas para ocupar en el agua, fundamentalmente las que son de limpieza, también hay otras que se aplican antes y otras para las pieles grasas que se ocupan después del baño. El repertorio es variado", comenta Loubies. Por su parte, Carolina Troncoso y Analaura Aguilar proponen hacerlo cuando sea necesario y de acuerdo a los requerimientos del momento. Pero, comentan que lo más sensato es que la piel esté higienizada y usarlas después de la ducha. En relación a la hidratación, es un paso fundamental después del baño, porque permite evitar la deshidratación cutánea y la piel se mantendrá más humectada, según explica el dermatólogo.

La toalla y el secado

[[OBJECT]]

En este paso es donde por lo general se cometen errores, ya que usualmente y en el apuro, la toalla se restriega sobre el cuerpo casi en forma agresiva. Entonces, la recomendado es no frotar ni usar una toalla áspera. "El momento del secado de la piel es bueno para potenciar el efecto de la higienización inicial, con una toalla pequeña retiro el exceso de agua, frotando suavemente toda la piel. De esta forma, activo la circulación vascular, linfática y energética, para terminar envolviendo en una bata o toalla grande que terminará secando la humedad restante", afirman en Naturalmente. De no ser así, las pieles sensibles se pueden irritar, inflamar o agravar, cuenta el doctor. Aunque afirma que, a su juicio, en las pieles normales, la forma de secado no tiene mayor relevancia.


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)