5 de October de 2013 14:43

Por su salud: ¡póngase un toque de queda digital!

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Siempre que Michael Carl, el director de mercado de modas en la revista Vanity Fair , sale a cenar con amigos, juega a algo llamado el juego de la “pila de teléfonos”: Todos colocan sus teléfonos en medio de la mesa; cualquiera que mire su dispositivo antes de que llegue la cuenta, la paga.

Brandon Holley, el exeditora de la revista Lucky, tenía problemas para dejar de lado su iPhone cuando llegaba a casa del trabajo. Así que, hace meses, comenzó a arrojar su teléfono en un bote de leche antiguo al momento de entrar. Permanecía ahí hasta después de la cena.

Y Marc Jacobs, el diseñador de modas, no quería dormir al lado de un aparato que sonara. Así que desterró los dispositivos digitales de su recámara, una regla que compartió con el público durante una reciente exhibición de Disconnect , una película que dramatiza cómo la tecnología ha alejado a las personas unas de otras.

Conforme los smartphones continúan abriéndose camino hacia nuestras vidas, y los dispositivos portables como Google Glass amenazan con erosionar nuestro espacio personal aún más, los usuarios sobrecargados están creando sus propias zonas libres de dispositivos con trucos y atajos apropiados.

Ya sea una barrera física (nada de iPads en la mesa a la hora de cena) o una conceptual (apagar los dispositivos a las 11 de la noche), los usuarios dicen que estas técnicas de liberación están mejorando sus relaciones, y su estado mental.

“La desconexión es un lujo que todos necesitamos”, dijo Lesley M.M. Blume, escritora de Nueva York que mantiene el teléfono alejado de la mesa del comedor.

“La expectativa actual de que siempre debemos estar disponibles para los jefes, colegas, familiares y amigos crea un obstáculo real al tratar de apartar nuestro tiempo privado. ¡Pero ese tiempo privado es más importante que nunca!”, recalca la especialista Blume.

Mucha de la desintoxicación digital se centra en el hogar, donde los correos electrónicos urgentes de compañeros de trabajo, mensajes de texto de amigos, fotos de Instagram de conocidos y actualizaciones en Facebook, conspiran para alterar la tranquilidad doméstica.

¿Una pecera?

Una táctica es designar una “caja para celulares”, como la lata de leche de Holley. “Si mi celular está vibrando, sigue siendo una distracción, así que va para a parar a la caja”, dijo Holley.

Una pecera vacía, que se ubica en una mesa lateral en el comedor, sirve para una función similar en el caso de Jamie David, publicista en Starworks Group en Nueva York, excepto que hay consecuencias para quienes rompen las reglas. “Si alguien toma el teléfono entre las 6:30 p. m. y las 8:30 p. m., sin una verdadera razón, tiene la tarea de llevar a nuestro hijo a la cama”, dijo David, que vive en Maplewood, Nueva Jersey, con su esposo, Jon, y dos hijos, Milo, de cuatro años, y Jack, de 10 meses.

Es como una especie de toque de queda digital. “Nada de pantallas después de las 11 p. m.”, dijo Ari Melber, presentador de The Cycle de MSNBC, quien vive en un departamento en Brooklyn, con su prometida, Drew Grant, una reportera de cultura pop en The New York Observer . La regla fue instituida en enero, después de unas vacaciones en Honduras donde la pareja se descubrió sin acceso a Internet y finalmente feliz por ello. “Encontramos las noches más relajantes, y dormimos mejor”, dijo Melber.

Dormir es un gran factor, lo cual es la razón de que algunos, como Jacobs, trazaran la línea de libre de dispositivos en la recámara. “No quiero dormir al lado de algo que sea una bola cargada de información con fotos y correos electrónicos”, dijo Peter Som, el diseñador de modas, que deja su teléfono en la sala de estar, conectado toda la noche. “Definitivamente aclara la mente y separa el tiempo diurno de la hora de dormir”.

Los hogares con hijos pequeños son especialmente conscientes de conectarse excesivamente, pues los padres están conscientes de cómo los niños podrían imitar sus malos hábitos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)