9 de noviembre de 2015 00:00

Dormir es bueno para los músculos

Los cambios en la rutina diaria pueden afectar al correcto descanso a la hora de dormir. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Los cambios en la rutina diaria pueden afectar al correcto descanso a la hora de dormir. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 68
Paola Gavilanes
pgavilanes@elcomercio.com

Parece fantasía, pero es real. Durante un año, Danny Torres, amante de la literatura , asegura que sumó 3 650 minutos de sueño, es decir, 10 minutos al día.

Él sufre de insomnio desde 1999 y conciliar el sueño se le ha vuelto una pesadilla. Desde hace cuatro meses duerme con ayuda de fármacos, prescritos por un psicólogo y un psiquiatra. Al inicio dormía entre dos y tres horas, hasta que llegó ese año crítico. “Me perdía en los días, en los años. No sabía si dije algo, si no lo dije”, recuerda.

Ahora, duerme entre cuatro y seis horas, las mismas que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las horas de descanso son fundamentales para recuperar energía y reponerse física y mentalmente después de un día de trabajo, estudio o actividad física. Privarse de ese placer podría generarle, decaimiento, irritabilidad…

Eso le sucedió a Torres. Por suerte, dice, en su trabajo entendieron que se trataba de un trastorno. “Entre otras cosas yo, por ejemplo, aparento más edad de la que tengo”.
 
A Torres, que durante las noches de insomnio leyó libros de Mineralogía, también se le cayó el cabello, perdió el sentido de la realidad, tuvo inapetencia sexual… A esos problemas, Gastón Rodríguez, neurólogo del Centro del Sueño, suma la falta de atención y el cansancio.

Según el experto, el promedio de horas de sueño es de 8,2 al día. “Pero hay dormilones de cortos y largos períodos”.

Es por eso que aunque lo afirme la Organización Mundial de la Salud, Rodríguez aclara que no existe un mínimo ni un máximo de horas recomendadas. Lo importante para este especialista es cómo se siente la persona con las horas de sueño que suma. “Lo importante es que descanse, y si lo logra en tres horas está bien”.

Un panel de expertos de la National Sleep Foundation dio recomendaciones en función de las edades. Es ideal que los recién nacidos duerman entre 14 y 17 horas al día, mientras que los adolescentes, 10,08 horas.

Para Rodrigo Guerra, entrenador de atletas de élite como Jessica Paguay, el descanso es fundamental.

Sus pupilos, por ejemplo, suman hasta 10 horas de sueño al día: ocho en la noche y dos repartidas en el día. Él les aconseja dormir después del entrenamiento matutino y tomar una
siesta después del almuerzo.

Les solicita eso a sus atletas porque las horas de sueño ayudan también a la regeneración muscular. De nada sirve, dice, contar con una buena alimentación y entrenamiento si no se duerme lo necesario.

Si se trata de un trastorno, Rodríguez sugiere visitar al especialista para descubrir los factores que afectan al descanso. 
Entre las posibles causas están: estrés, exceso de café o de bebidas energizantes, presencia de luces brillantes, problemas... La lista es larga.

Torres aún no encuentra la razón, sin embargo, considera que la causa se halla en su infancia o adolescencia, pues tuvo tres intentos de suicidio. Y antes de acudir a los especialistas intentó curar su insomnio con “todos los remedios caseros que te puedas imaginar”.

Probó con baños de agua caliente, infusiones, visitó a un acupunturista, practicó yoga... Nada le funcionó.

Rodríguez añade que el insomnio también llega porque en algún momento se rompe la rutina diaria. Es por eso que se debe acostumbrar al cuerpo a cumplir un horario.

Sugiere evitar el deporte en la noche, porque la temperatura corporal se eleva. “En la noche, la temperatura tiende a bajar y con el ejercicio sucede lo contrario”. Aclara que aquello no es una regla, pues todas las personas son diferentes.

DATOS PRÁCTICOS

6 horas
Al día es el tiempo que la OMS recomienda para dormir.

Alimentos
Si le cuesta dormir evite ingerir bebidas energizantes y café en exceso. Las medicinas también pueden alterar su descanso.

Tiempo
Lo seres humanos pasan durmiendo un tercio de su vida, según Rodríguez. El resto del tiempo se mantiene en actividad.

Sueño
Ayuda a la reparación y crecimiento de los múscu­los. En este estado se ­liberan hormonas de crecimiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (0)