25 de noviembre de 2015 00:00

Un sabueso propio de Latinoamérica

Una investigación de estudiantes de la Universidad Nacional, del Grupo de Estudio de Genética Animal, confirmó que Colombia tiene una raza propia.

Una investigación de estudiantes de la Universidad Nacional, del Grupo de Estudio de Genética Animal, confirmó que Colombia tiene una raza propia. Fotos: cortesía Universidad nacional de Colombia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 6
Contento 31
Ponto Moreno. (I)
pmoreno@elcomercio.com

BBC y EFE han difundido la noticia de una nueva raza canina en el continente americano. Se trata del sabueso fino, que, según la agencia de noticias de la Universidad Nacional de Colombia (UNC), es un “perro aullador de buen olfato, tranquilo, con habilidad para la caza, tamaño medio, pelo corto, cola larga y fina, ojos almendrados, largas orejas y de muchos colores”.

Los orígenes del can se han rastreado en las comunidades rurales de Colombia, donde ha sido criado. Se considera un perro que hace parte de la cultura campesina, que lo ha seleccionado por su habilidad para la cacería.

El impulso para describir a esta nueva especie surgió de un hombre del campo: Chejo Marín, quien es considerado el autor intelectual del estudio. Él y su padre ya criaban este sabueso y compartían con muchos otros campesinos su afición por la cacería con perros de rastro. “Esta raza ha estado en mi casa desde que tengo conciencia, fue la primera que conocí, y ya de mayor me di cuenta que está desapareciendo, pues la gente compra otras razas y no se preocupa por preservar la nuestra; entonces busqué apoyo mediante avisos clasificados y me contacté con Jhonatan Álvarez, estudiante de Zootecnia de la Universidad Nacional”, cuenta.

Marín sabía que había ejemplares repartidos en todo Colombia (calcula que puede haber 10 000 perros en ese país), desde la Guajira hasta Ipiales; en Venezuela (estado de Táchira) y en Ecuador (en Carchi y Esmeraldas). “La presencia de estos sabuesos en Colombia se puede seguir con precisión desde hace 200 años; pero, a partir de otros hechos, podemos suponer que esta raza se empezó a formar hace 350 años. Es más, el perro de caza de venados, el galgo venadero, desapareció en la década de los 60, y era una raza desarrollada aquí, en el Trópico, para cazar venado a caballo; existen registros en imágenes, en dibujos, en acuarelas... Pero ya no está presente”, explica.

Fue así que un grupo de estudiantes de la Facultad de Veterinaria y Zootecnia de la UNC inició con el proyecto de investigación, como una tesis. Ellos han recorrido Colombia para encontrar ejemplares y datos verídicos -características, morfología (forma y estructura) y morfométrica (mediciones corporales)- y han logrado, después de tres años de trabajo de campo, el reconocimiento como raza en el país del norte.

Jhonathan Álvarez, zootecnista y coordinador del grupo universitario, aclara que la aceptación, como raza, del sabueso fino por parte del club canino colombiano no es una labor aislada. “El grupo genético ya está identificado, pero el trabajo para nominar a la raza apenas comienza. Cruces de mejoramiento y fijación de parámetros son parte del trabajo a desarrollar sobre este can, otro integrante de ese grupo de perros propios de Latinoamérica y que tienen su impacto y trasfondo social. Brasil, por ejemplo, realiza una labor parecida con un sabueso más grande, tratando de recuperar una raza ya extinta: el rastreador brasileiro”, dice.

Este logro permitirá seguir completando los requisitos para obtener una raza consolidada y aprobada por la Federación Cinológica Internacional (FCI), la cual rige el mundo de la canofilia. En este organismo se encuentran registradas seis razas latinoamericanas, mientras que una -el cimarrón uruguayo- se halla en la lista de razas a título provisional. Obtener el reconocimiento definitivo en los ámbitos del pedigrí puede tardar entre cinco y 10 años. Actualmente, la FCI reconoce al terrier brasileño, al xoloitzcuintle (de México), al perro sin pelo del Perú, el chihuahueño (también mexicano), al dogo argentino y al fila, otro can brasileño.

El entusiasmo por el reconocimiento del sabueso fino ha fundado una asociación de criadores, la cual tendrá su primera exposición oficial este domingo, 29 de noviembre del 2015, en Corferia, Bogotá. El objetivo es su selección y evitar el cruzamiento con sabuesos de razas extranjeras.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (24)
No (2)