23 de noviembre de 2017 00:00

Los saberes de los pastos se transmiten a los jóvenes

En Carchi e Ipiales se reedita un seminario internacional sobre esta etnia. Foto: cortesía  Universidad Politécnica Estatal del Carchi.

En Carchi e Ipiales se reedita un seminario internacional sobre esta etnia. Foto: cortesía Universidad Politécnica Estatal del Carchi.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 6
José Luis Rosales
Redactor (F-Contenido Intercultural)

Oswaldo Cepeda y Willy Mera, oriundos de San Gabriel (Carchi), recibieron un bastón de mando por ser designados priostes del tercer seminario binacional Memorias del Pueblo Pasto, que se efectuará en noviembre del 2018.

La vara de madera, que entre los pueblos indígenas del país simboliza el poder y la jerarquía de los líderes, fue entregada tras un ritual que lideraron una docena de estudiantes de la Universidad Politécnica Estatal del Carchi (UPEC).

El ritual fue en el marco del segundo encuentro que se efectuó en el campus universitario, el 16 noviembre último.

Desde el año anterior, este plantel de educación superior y la Agencia Cultural Ipiales (Nariño) del Banco de la República de Colombia, impulsan este encuentro que busca preservar la identidad Pasto. La cita reúne a investigadores, docentes, estudiantes de Ecuador y del vecino país.

“Los carchenses y nariñenses nos sentimos orgullosos de nuestros ancestros. Por eso, tenemos la obligación de indagar su pasado”, comenta Hugo Ruiz, rector de la UPEC.

Este pueblo ancestral, que ocupó un territorio de lo que hoy es el norte de Ecuador y sur de Colombia, se destacó en algunas actividades. Varios expertos hablan de la alfarería, orfebrería, tejidos, iconografía, arte geométrico o la cosmología.

Para preservar el legado de esta etnia se deben crear espacios de memoria para rescatar mitos, leyendas, gastronomía, juegos, entre otras costumbres, que aún conservan los adultos mayores. Así lo cree Carlos López, del Museo del Oro Nariño, de Pasto.

Esa experiencia, precisamente se efectuó en el Museo de Oro, que el año anterior renovó su exposición permanente. 480 piezas de sociedades que poblaron la región en la época prehispánica fueron entregadas por varias comunidades. Entre ellas los 25 resguardos pastos de Nariño.

La lengua que se ha ido perdiendo, pero que se trata de recuperar, también despierta interés. Para Willy Mera, docente e investigador, el lenguaje pasto es rico en expresividad, afectividad y jocosidad.

“Este idioma rompe todos los esquemas de semántica española, pero no los transgrede, únicamente los enriquece”.

Se refiere a frases como “traerámelo verá”, que da un modo verbal al imperativo de verbos y sustantivos.

El modelo económico de esta nacionalidad, en cambio, sugiere el control de pisos climáticos, explica Ramiro Almeida, presidente de la Casa de la Cultura del Carchi. “En el clima frío producían papa, mashua, maíz, mientras que en la zona calurosa había frutos exóticos.

Otra característica del sistema económico Pasto se hace visible en la cerámica, que se distingue por diseños geométricos, traslaciones, o reflexiones.

Para Xavier Salazar, estudiante de la unidad educativa Vicente Fierro, es importante conocer el legado pasto, para rescatar su memoria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)