15 de julio de 2016 11:30

El cantón Rumiñahui reúne cascadas, museos y una amplia gastronomía

Ubicado a solo 30 minutos de Quito, el cantón Rumiñahui tiene varias alternativas para el entretenimiento de quienes lo visiten. Foto: Archivo.

Ubicado a solo 30 minutos de Quito, el cantón Rumiñahui tiene varias alternativas para el entretenimiento de quienes lo visiten. Foto: Archivo.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 13
Redacción Quito

Con apenas 30 minutos de viaje desde Quito, se puede disfrutar de todos los atractivos turísticos que ofrece el cantón Rumiñahui, cuya cabecera cantonal es Sangolquí.

Este cantón reúne sitios de amplio verdor y una exquisita gastronomía que lo convierten en un destino imperdible. Entre los lugares de visita casi obligatoria están sus cascadas. Hay alrededor de seis, entre las más destacadas son las de Cóndor Machay, del Pita,Vilatuña, Padre Urco, Molinuco y Rumibosque.

La del Cóndor Machay tiene una altura aproximada de 80 metros y el trayecto para llegar puede durar unas tres horas de camino en medio de la naturaleza. Para realizar el recorrido se puede contratar un guía.

Para llegar a la cascada del Pita los visitantes pueden escoger uno de los tres recorridos de pequeña, mediana y gran aventura. Esta vertiente tiene 60 metros de altura. Este sitio además reúne servicios de guianza, restaurante y un área destinada al camping.

Otra cascada que los visitantes pueden saltar luego de subir por unas gradas de madera contiguas es la de Rumibosque. Los museos son otro gancho turístico que tiene Rumiñahui, entre los que se encuentran el de Eduardo Kingman y el Maúsoleo en honor al prócer Juan de Salinas.

El primero, reúne elementos de su obra en la casa del artista. En la segunda se conservan las cenizas del prócer, uno de los protagonista del Primer Grito de Independencia del 10 de agosto de 1809.

Las edificaciones antiguas del centro de Sangolquí también son admiradas por su belleza y su conservación, tanto que en 1992 se declaró como Patrimonio Cultural de la Nación. Uno de los elementos que destacan de esta arquitectura es su iglesia que tienen 90 años de construcción.

Algo que los visitantes llevan en su memoria cuando dejan Rumiñahui son sus monumentos, los que se destacan son los del Maíz, El Colibrí y el de Rumiñahui. Estos fueron elaborados por destacados artistas ecuatorianos como Gonzalo Endara Crown (Maíz y El Colibrí) y Oswaldo Guayasamín (Rumiñahui)

Luego de visitar estos espacios puede degustar alguno de los platos tradicionales como son los hornados, los cuyes asados y para acompañarlos la chicha.

En el sector de Selva Alegre, a unos minutos del Colibrí, la calle principal reúne múltiples negocios que ofertan estos platos así como otros como los cariuchos, la fritada y su especialidad los cuyes asados.

En Sangolquí, el plato estrella es el hornado y hay algunos lugares en los que se puede saborearlo. A esta ciudad la conocen como la Capital Mundial del Hornado.

Estos son algunos elementos que destacan y enorgullecen a este territorio, el cual fue legalmente considerado parroquia en 1861 y cantón en 1938, cuando se separó de Quito y adoptó el nombre de Rumiñahui.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (2)