12 de agosto de 2014 00:00

Robin Williams, una vida dedicada a la comedia

Robin Williams, actor estadounidense. Foto: AFP.

Robin Williams, actor estadounidense. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 79
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 0
Redacción Espectáculos

El actor Robin Williams fue encontrado muerto este lunes en su residencia en la localidad de Tiburón, California. Según el portal IMDB, se cree que la causa de su muerte fue por asfixia y se investiga un posible suicidio.

La publicación cita declaraciones del agente publicista del actor, quien habría confirmado la noticia, el actor de 63 años habría estado luchando contra una crisis de depresión y recientemente habría ingresado en un periodo de rehabilitación por abuso de drogas.

Su esposa Susan Schneider remitió en un comunicado: “Estoy totalmente desconsolada. En nombre de la familia de Robin, pedimos privacidad durante este tiempo de profundo dolor. Como sea recordado, esperamos que no sea solo por la muerte de Robin, sino por los innumerables momentos de alegría y la risa que le dio a millones de personas”.

El veterano actor inició su carrera a finales de los años 70 con papeles secundarios en series de televisión como ‘The Richard Pryor Show’ o ‘Mork y Mindy’. Su primer estelar en un largometraje llegó en 1980 con el papel de Popeye el icónico marinero de las tiras cómicas. Un histrión cómico por naturaleza, el talento de Williams lo llevó a consagrarse en cintas en las que supo encontrar el punto de equilibrio entre la comedia y el drama. Un ejemplo de eso fue su papel como el irreverente pero gracioso profesor John Keating en ‘La sociedad de los poetas muertos’, de Peter Weir (1989), papel por el que fue nominado al Oscar como mejor actor principal. Fórmula que repitió al interpretar a Patch Adams, el estudiante que revolucionó el mundo de la medicina con la terapia de la risa, cinta dirigida por Tom Shadyac en 1998.

Pero su talento interpretativo lo llevó a trabajar personajes más sombríos y dramáticos como el que hizo en ‘Insomnia’ (2002) donde se metió en la piel de un asesino.

Versátil en sus interpretaciones no solo se convirtió en un emotivo androide en ‘El hombre bicentenario’ (1999), también prestó su voz para dar vida a varios personajes animados como Ramón en las dos películas de ‘Happy Feet’ o el genio en ‘Aladino’ (1992).

El estreno de cuatro producciones que contaban con su participación estaban previstas para este año incluyendo la tercera parte de ‘Una noche en el museo’, cuya premiere en Ecuador estaba prevista para el 25 de diciembre próximo.
Además, Williams trabajaba en otras dos producciones para el siguiente año: las comedias ‘Absolutely Anything’ y la segunda parte de ‘Papá por siempre’.

Williams estuvo nominado en cuatro ocasiones al Oscar de las cuales se llevó una estatuilla en la categoría como Mejor actor principal por su papel en ‘Good Will Hunting’ (1997). Una carrera dedicada básicamente a ofrecer memorable momentos de alegría entre su público.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)