17 de agosto de 2014 00:00

Rita Vivero: 'Soy de la generación de los cargos de conciencia'

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 11
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 20
Contento 3
Ivonne Guzmán. Editora 

Introducción: 

Si Rita Vivero está en su casa –como lo está para nuestra cita–, no será posible hablar con ella mientras no se sacie la curiosidad de sus dos hijas: Lucía (10) e Isabel (8); ambas dejan ver una locuacidad que no parece heredada de su madre, quien las observa callada y sonreída.

Por ellas me entero que Rita ha pintado algunos de los cuadros que cuelgan de las paredes, y que ahora pinta cajas y ya casi nunca lienzos. Graduada de médica, no ejerce en consulta, sino desde la investigación farmacéutica; su especialidad son las vacunas. Cuando las niñas nos dejan solas y comenzamos a hablar me advierte: “Como viste, soy ante todo mamá”.

Testimonio:

Llegué a la medicina por casualidad. No soy de esas personas que tienen planes fijos para su futuro. Más o menos voy viendo qué me va interesando y me voy enrumbando; y muchas veces se han abierto puertas laterales que he tomado: como la Medicina o la Farmacéutica.

Yo quería estudiar fonoaudiología (estudio y tratamiento de los problemas auditivos y del lenguaje), y me iba ir a Manizales (Colombia). Para hacerlo tenía que pasar unos meses sin estudiar y decidí entrar a Medicina, entre tanto, para tener bases. Para cuando tenía que irme ya había pasado más de la mitad del primer año que era el cuco y a mí no me había resultado tan complicado. Decidí terminar el nivel a ver qué pasaba y luego ya nunca me fui.

Hace nueve años entré al mundo farmacéutico, que me gusta mucho, y hace como cuatro que asistía a un congreso de infectología llegué de casualidad a la Asociación Internacional de Medicina del Viajero; ahora soy la única ecuatoriana asociada. Es un área con un enfoque mucho más preventivo que reactivo; necesaria, sobre todo en estos tiempos de grandes movilizaciones humanas, no solo por turismo, sino por los desplazamientos de otro tipo.

Ahora estoy trabajando a tiempo completo en la farmacéutica, pero pasé un año y medio en casa para darle más tiempo a la familia. Trabajar a medio tiempo no alcanza para mantenerse, y además una misma se pone presión para aprovechar lo que estudió. Las mujeres de mi generación nos debatimos en una suerte de cargos de conciencia por todo.

Si solo estudiamos y trabajamos, y por eso postergamos nuestra vida familiar, nos sentimos culpables y empezamos a pensar en que se nos acaba el tiempo, en el reloj biológico...

Y si has estudiado y te has convertido en alguien por ti mismo y no trabajas, sientes que estás defraudando a tus propias expectativas de ti misma. Creo que tenemos el peso enorme de ser hijas de madres que en su mayoría estuvieron en casa y que mantuvieron la esperanza de verse realizadas a través nuestro.

Entonces luego tienes hijos y si trabajas estás pensando: qué mala que soy, cómo les dejo botados; pero si no trabajas, te estás preguntando por ti, por tu realización, por el tiempo que dedicaste a estudiar. Es un dilema permanente, pero ahora siento que he encontrado un equilibrio. Vivo con ilusión todos los días, sin planes ni ambiciones grandiosas; quiero seguir criando a mis hijas, que viajen conmigo y fortalecer a mi familia, que es mi proyecto en desarrollo permanente.

Y si el día que cumplí 40 me sentí vieja, ya no me siento así, porque no he desperdiciado mi vida ni me he apresurado en nada. Estoy en un lindo momento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)