25 de abril de 2016 17:32

Risas y cantos de niños alegran los albergues en Pedernales

Los infantes van a este lugar para relajarse, jugar, pintar incluso juegan a que hacen guardia frente al terremoto

Los infantes van a este lugar para relajarse, jugar, pintar incluso juegan a que hacen guardia frente al terremoto. Foto: Vicente Costales/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Valeria Heredia
Redactora (I)

"Juguemos en el bosque hasta que el lobo esté; si el lobo aparece entero nos comerá". La estrofa fue coreada por unos 15 niños del albergue ubicado en el Colegio Técnico de Pedernales, la tarde de este lunes 25 de abril del 2016.  

Esta localidad sufrió graves daños producto del terremoto de 7.8 en la escala de Richter, que azotó al país el 16 de abril del 2016.

En este espacio se adecuaron carpas y una cocina para las familias que se quedaron sin sus viviendas. Incluso se levantó una carpa para que los niños jueguen y se resguarden del intenso calor de esta localidad costera.

Pese al lodo que se formó producto de las lluvias, las personas no pierden la fe porque es una fuerza expansiva que inunda a todo este sector, manifestaron con convencimiento.

Los infantes van a este lugar para relajarse, jugar, pintar incluso juegan a que hacen guardia frente al terremoto. Pero, no están solos. Les acompañan las cadetes de la Policía Nacional.

Mercedes Cerón, Fernanda Villareal y Jessica Barrionuevo son tres de las cadetes que estaban en este refugio. Ellas se olvidaron de sus trajes y entonaron las canciones que los niños alegremente cantaban.

Cerón aseguró que estos momentos son difíciles y lo importante es la unidad de todos los sectores para afrontarlos. Lo mismo dijo Villareal.

Para ella es importante brindar una mano para los niños que vivieron situaciones complicadas tras el movimiento telúrico. "Queremos que se olviden de la tragedia que pasaron y vuelvan a sonreír", indicó.

A este albergue llegó un grupo de teatro, quienes sacaron más de una sonrisa a los niños y grandes de este sector. Son los jóvenes de la Fundación Palabra de Vida, quienes llevaron un mensaje de paz y de amor a los refugiados. "Nuestro propósito es llevar la palabra del Padre a cada uno de los corazones". Así lo indicó Diego González, encargado de la Fundación.

Los asistentes a este ‘show’ de teatro esperaban con ansias la llegada de Paquito Policía, quien llegará en pocos minutos para robarles una sonrisa.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)