11 de March de 2013 00:01

Los riñones: aliados de la sangre

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Roberto García se enfrentó hace algunos años a una terrible enfermedad: la insuficiencia renal. A sus 43 años se vio obligado a someterse a una cirugía de trasplante de riñón, de donante vivo, que le permitió llevar una vida normal y sin necesidad de someterse a diálisis.

Este es uno de los cientos de casos de trasplantes de riñón que se realizan en el país. El año pasado, la vida de 563 familias mejoró con estas cirugías de trasplante de órganos. De estas -según el Instituto Nacional de Donantes- 89 fueron de riñón de donante cadavérico (es decir de una persona fallecida) y 25 fueron de donante vivo.

Rómulo Campaña, nefrólogo, cuenta que existen estos dos tipos de trasplantes. Pero también se hacen trasplantes mixtos: los pacientes diabéticos pueden recibir trasplante de páncreas y de riñón cuando padecen de insuficiencia renal. El especialista indica que en el futuro se podrán hacer senotrasplantes, que es colocar uno o dos riñones de animales, sobre todo de cerdo, en el cuerpo humano. Esto está aún en fase experimental.

Los riñones son los encargados de limpiar la sangre eliminando el exceso de líquido, minerales y desechos. También producen hormonas que mantienen los huesos fuertes y la sangre sana. Pero si están lesionados no funcionan correctamente y comienza la acumulación de desechos, que resulta peligrosa para el organismo.

El cuerpo retiene el exceso de líquidos y no produce suficientes glóbulos rojos; a esto se denomina insuficiencia renal, que se genera por enfermedades como cálculos, nefropatías, diabetes, hipertensión arterial, entre otras, que no han sido bien tratadas y curadas.

Según Campaña, las dos primeras causas que derivan en insuficiencia son la diabetes, que tiene el 38% de frecuencia dentro de la insuficiencia, y la hipertensión arterial, que abarca el 23% de casos.

El especialista aconseja acudir al médico al menos una vez al año y beber muchos líquidos. Un examen de orina o de sangre puede orientar si existe alguna alteración a nivel renal y poder hacer diagnósticos tempranos para tomar las medidas adecuadas.

Para Carlos Erazo, cirujano urólogo, la insuficiencia renal es una enfermedad terminal de los riñones y el paciente debe realizarse diálisis o someterse a un trasplante de riñón para poder sobrevivir. Indica que lo más óptimo es acogerse a la segunda opción; que esta cirugía es bastante costosa, dice Erazo. En una clínica privada los costos pueden llegar a USD 30 000, ya que el paciente puede pasar varios días en terapia intensiva y de siete a 15 días hospitalizado.

Cuando ha sido dada el alta debe tomar medicina inmunosupresora (que es muy costosa) para que no haya rechazo ni problemas con el riñón trasplantado.

Ricardo Yépez, cirujano urólogo del IESS, explica que en el hospital del Seguro los pacientes no pagan nada por la cirugía, que es cubierta en su totalidad por la institución.

Yépez indica que otra de las enfermedades de los riñones y que está entre las más comunes es la litiasis, que son cálculos de vías urinarias producidos por calcificaciones que se producen por varias causas: deshidratación que genera que la orina salga concentrada, forme un núcleo y alrededor de este se vayan acumulando sustancias que forman los cálculos.

Otra causa es una falla en el metabolismo del calcio y otros minerales que permite que se filtre más cantidad de calcio por la orina y hace que se forme el núcleo y alrededor de este se formen los cálculos. Esta enfermedad, según Yépez, se presenta más en hombres que en mujeres, a partir de los 17 años, debido a su actividad física.

El galeno cuenta que incluso ha tratado a pacientes de 1 año de edad con cálculos de vías urinarias. Esto se debe a alguna alteración genética para el metabolismo del calcio y minerales, lo que forma cálculos en el riñón.

Tras su vivencia, Roberto García ha cambiado su estilo de vida. Realiza ejercicios, y tiene mayor libertar con la ingesta de alimentos, pero la dieta debe ser sana y baja en sal, grasas y azúcares.

Los especialistas concuerdan en que llevar una vida saludable y visitar al médico periódicamente mantendrá sus riñones sanos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)