Una repisa elaborada con restos de tableros

Marcos Estupiñán realiza las perforaciones donde irán los tornillos de ajuste. foto:  Marcel Bonilla/EL COMERCIO

Marcos Estupiñán realiza las perforaciones donde irán los tornillos de ajuste. foto: Marcel Bonilla/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Redacción Construir (I)

En Esmeraldas, los retazos que quedan de grandes planchas de pino aglomerado son utilizados en la elaboración de muebles de cocina, en la remodelación de interiores o para armar pequeñas repisas multifunción.

Eso es lo que hace Marcos Estupiñán, gerente de Placa Centro. Él diseña repisas con forma de figuras geométricas combinando colores como naranja, azul, café, celeste, marrón y vino.

Eso permite ambientes más coloridos en los interiores. 
La utilización de restos de madera es una forma de optimizar el material y sirve para formar cuadrados, rectángulos o triángulos que ocupan espacios en estudios y habitaciones de los hogares, explica Estupiñán.


Lo primero que se hace es diseñar la repisa -con todas sus medidas- en un programa informático. Se trazan las piezas, según los requerimientos.

El ancho de los pedazos puede ser de 10, 15 o 20 cm. El tamaño de los cortes de pino depende de la dimensión que se quiera dar a la repisa.

 
Luego se seleccionan los retazos, según las medidas del objeto por fabricar.
Tras la selección del material se miden y grafican con un marcador que resalte. Entonces se llevan a una máquina cortadora. 


Con el plano en la mano, se corta pieza por pieza de acuerdo con las medidas establecidas. Los cortes deben ser precisos para garantizar su recubrimiento y posterior ensamblaje.
Con todas las partes cortadas a medida, pasan a otra máquina donde se realiza el laminado.

Este consiste en colocar una cinta en los bordes de cada una de las piezas para su protección y estética.
Ya cubiertos todos los bordes, explica Estupiñán, se limpian el polvo y la goma sobrantes del proceso de laminado. Hágalo con un guaipe.


Finalmente, se arman las repisas según el diseño preestablecido. Se realizan las perforaciones que recibirán los tornillos de una pulgada y 6 mm de diámetro. Se ajustan estos pernos y listo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)