31 de August de 2010 00:00

El reparto de uniformes escolares se inició en planteles de la Sierra

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 0
Redacciones Sierra Centro y Sociedad

El inicio de clases se acerca en el régimen Sierra y Amazonía. Por eso, el Ministerio de Educación se apresura en la entrega de uniformes, en planteles rurales, y de textos escolares, en centros fiscales.

La semana pasada se inició la repartición de la vestimenta escolar en Tungurahua, mientras que en Pichincha todavía no está previsto un cronograma.El jueves pasado, delegados de la Dirección de Educación de Tungurahua acudieron a la escuela González Suárez, del cantón Cevallos. Hasta este centro llegaron los 23 directores de las escuelas de Mocha, Tisaleo y Cevallos. Ellos acudieron para recibir en total 32 721 uniformes escolares para los niños de 131 escuelas rurales de esta provincia.

Iván Echeverría, coordinador del proyecto Hilando el Desarrollo, explicó que la indumentaria consiste en un buzo, dos camisetas y un pantalón para los niños y una falda para las niñas. En Quero se beneficiarán los estudiantes de 34 escuelas, Cevallos 7, Mocha 8, Tisaleo 9, Baños 17, Patate 23 y Píllaro 34. La inversión en la provincia es de USD 756 615.

Según Echeverría, el lunes 6 de septiembre, primer día de clases del año lectivo 2010-2011, los directores de las escuelas entregarán los uniformes a los padres de familia. “El objetivo de la distribución de los uniformes a través del programa Hilado Fino es que ningún niño por la falta de recursos económicos deje de estudiar. Esto es de gran ayuda para la familia”.

Las palabras de Echeverría son corroboradas por Iván Pico, director encargado de la escuela Mayaicu del cantón Tisaleo. El maestro explica que desde hace dos años, que se inició este programa, el número de alumnos en el centro educativo ascendió de 90 a 101. “Antes los niños no venían porque sus padres son pobres. Eso limitaba la compra de uniformes y útiles escolares. Ahora, con la entrega gratuita llegan más infantes y eso es importante”.

Echeverría cuenta que la mayoría de los padres se dedica a la agricultura. Trabajan como jornaleros y ganan USD 30 a la semana, es decir 6 diarios. “Ninguna familia puede vivir con ese ingreso, eso afectaba a los niños en su rendimiento, pues no desayunaban”.

Pico retiró 101 uniformes para sus alumnos. Sin embargo, está preocupado porque su escuela requiere de pupitres nuevos. “El mobiliario tiene más de 25 años de uso, pese a las reparaciones no están en buenas condiciones”.

Además, requiere la construcción de una nueva aula de clases.

Lo mismo ocurre en la escuela Pichincha de Alobamba, en Tungurahua. Su director Luis Gavilema asegura que el año pasado se abrió de primero a décimo año de básica. Para este año lectivo se matricularon 201 alumnos. Pero la escuela tiene 100 pupitres y requiere dos aulas más.

“Necesitamos, por lo menos, 80 pupitres más y el espacio físico suficiente para trabajar. Si no se entrega tendré que pedir a los niños que traigan una silla”, acota.

La repartición de textos escolares se iniciará mañana en todos los centros educativos fiscales. Esta distribución está a cargo del Programa de Alimentación Escolar (PAE). Justo Tobar, director del programa, explicó que el reparto será hasta el 10 de septiembre.

Asimismo, el plan para llegar a los estudiantes con el desayuno escolar está listo. Tobar aclara que harán cinco entregas cada 40 días. La primera será esta semana, antes del ingreso a clases.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)