4 de enero de 2016 17:17

Reino Unido abre la puerta a recetar cigarrillos electrónicos como medicina 

En Reino Unido la agencia que regula los medicamentos abrió paso para el control de cigarrillos electrónicos como métodos para dejar de fumar.

En Reino Unido la agencia que regula los medicamentos abrió paso para el control de cigarrillos electrónicos como métodos para dejar de fumar. Foto: Pixabay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia EFE

La agencia que regula el uso de medicamentos en el Reino Unido dio este 4 de enero del 2016 su visto bueno para etiquetar un modelo de cigarrillo electrónico como producto para dejar de fumar, lo que abre la puerta a que los médicos británicos lo prescriban como medicina.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios británica (MHRA, en inglés) ha otorgado a la compañía British American Tobacco licencia para vender el cigarrillo e-Voke como una ayuda terapéutica para superar el tabaquismo.

"Queremos asegurarnos de que los productos legales que contienen nicotina -incluidos los cigarrillos electrónicos- que reivindican un papel medicinal cumplen los estándares adecuados en cuanto a seguridad, calidad y eficacia para ayudar a reducir los daños que produce fumar", señaló la agencia en un comunicado.

El director del área de Salud y Bienestar del servicio público de salud inglés (PHE), Kevin Fenton, afirmó a la BBC que los cigarrillos electrónicos se han convertido en el método más popular para dejar de fumar en el Reino Unido.

Según los datos publicados en abril de 2015 por el PHE, dos tercios de las personas que utilizaron cigarrillos electrónicos en combinación con las ayudas que proporciona la sanidad pública lograron abandonar el hábito.

El vicepresidente del colegio británico de médicos de cabecera, Tim Ballard, señaló por su parte que todavía no está demostrado que el consumo de esa clase de cigarrillos sea un método eficaz para dejar de fumar.

"Potencialmente, quizás se podría prescribir el e-Voke como parte de un programa para abandonar el tabaquismo, pero los médicos deben ser muy cautelosos a la hora de recetarlo hasta que existan evidencias claras sobre su seguridad y su eficacia", afirmó.

Cerca de 2,6 millones de británicos utilizan cigarrillos electrónicos, 1,1 millones de los cuales son exfumadores que han abandonado el tabaco convencional y 1,4 millones son fumadores que combinan ambos productos, según la organización contra el tabaquismo Action on Smoking and Health.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)