23 de septiembre de 2017 00:00

Los rayos UV impactaron en toda la Sierra

Los ibarreños decidieron ayer protegerse de las radiaciones solares con gorras. Fotos: Francisco Espinoza / para EL COMERCIO

Los ibarreños decidieron ayer protegerse de las radiaciones solares con gorras. Fotos: Francisco Espinoza / para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 6
Contento 0
Belén Merizalde, Modesto Moreta
y Cristina Márquez (I)

El incremento de los rayos ultravioletas también se registró durante los últimos días en las provincias localizadas en el callejón Interandino. Este fenómeno es proporcional a la altitud a la que se encuentran localizadas.

Vladimir Arreaga, especialista del Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), explica que en ciudades como Riobamba los índices de rayos UV han llegado hasta los 13 puntos esta semana. “La red de monitoreo de índices de rayos ultravioleta ha reflejado valores altos, principalmente en la zona centro-sur del callejón Interandino”.

Rasa Zalakeviciute, experta ambiental de la Universidad de las Américas (UDLA), señala que en estas provincias se sintió este incremento en la radiación, pues por su altura tienen mayor cercanía al sol.

Esta intensa radiación ha generado temperaturas elevadas,
que podrían haber alcanzado los 28 grados centígrados. “En Quito tuvimos una temperatura de 25,9 grados el pasado jueves, convirtiéndose en la segunda más alta del año. En Cuenca se registró una temperatura de 27 grados y en ciudades como Latacunga y Ambato, de 24”, señaló Arreaga y recordó que estas mediciones se hacen bajo sombra, por lo que en el exterior siempre la temperatura es mayor.

En Cuenca, Esperanza Chuchuca y Estiben González utilizaron sombreros al mediodía. Foto: Xavier Caivinagua / para EL COMERCIO

En Cuenca, Esperanza Chuchuca y Estiben González utilizaron sombreros al mediodía. Foto: Xavier Caivinagua / para EL COMERCIO

Este fenómeno no se habría dado si el huracán María no se hubiera presentado en el Caribe. “En días anteriores, incluso, tuvimos ligeras precipitaciones. El huracán María es el que hizo que los vientos transportaran todas las nubes de mal tiempo hacia el hemisferio Norte, dejando condiciones secas muy estables en la Región Sierra”.

Hasta el mediodía de ayer, 22 de septiembre del 2017, el Inamhi registró un pico de 15 puntos de radiación ultravioleta en Quito, considerada la más alta de los últimos tres días. Sin embargo, la Secretaría de Ambiente de Quito anunció que la máxima de ayer fue de 13 puntos.

La escala utilizada por la Secretaría de Ambiente de Quito para medir los UV señala que de 0 a 3 puntos de radiación es considerado muy bajo, por lo que las personas pueden mantenerse en exteriores sin ningún riesgo. Si el nivel es de 4 a 5 lo recomendable es permanecer en la sombra al mediodía y utilizar gafas. Cuando el rango sube entre 8 y 10 es mejor no exponerse al sol si no es necesario; además, se recomienda usar sombrero, gafas y camisa de manga larga. Si estos niveles suben a 15 puntos es mejor evitar la exposición al sol y es indispensable proteger otras partes del cuerpo.

Ayer, el solmáforo del Itchimbía, en Quito, dio una alerta de protección alta, a las 12:56. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Ayer, el solmáforo del Itchimbía, en Quito, dio una alerta de protección alta, a las 12:56. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

La doctora Anita Buestán, especialista en Dermatología y docente de la UDLA, afirma que la radiación solar tiene dos efectos a nivel cutáneo: uno agudo, que es el que se produce de forma inmediata, y otro crónico, que afecta a las capas profundas de la piel. “El agudo es la quemadura del sol que vemos cuando nos vamos a la playa o a una piscina. El crónico va a producir cambios en la estructura general y va a predisponer al desarrollo de lesiones posiblemente malignas”.

El Ministerio de Salud recomienda el uso de protector solar con un factor de protección de 30 en adelante.

Según Arreaga, estas condiciones de altos niveles de radiación e intenso calor son propias de la época seca, que se vive generalmente en los meses de agosto y julio. “En esos meses hemos llegado hasta a 13 puntos de radiación UV”.

Pero, además, la intensidad de los rayos ultravioleta genera otro cambio en el ambiente: incremento del ozono. Este gas que se encuentra generalmente en la atmósfera aumenta porque la radiación se suma a la combustión por las actividades del ser humano. “Este gas es incoloro, pero cuando hay acumulación y unido a otros gases, a veces puede observarse como una capita gris”, explicó Zalakeviciute.

Según el Inamhi, durante este fin de semana el nivel de radiación solar empezará a disminuir. “El huracán María se aleja del Caribe y por ello en la mañana tendremos sol, pero en la tarde tendremos cielo nublado y, posiblemente, precipitaciones”, dijo Arreaga. Se espera que en octubre se inicie el período lluvioso.

La radiación ultravioleta también fue alta en los últimos tres días en la capital azuaya. El miércoles y jueves, la ciudad soportó entre 12 y 14 unidades ultravioletas, valores considerados extremadamente altos por las organizaciones Mundial de la Salud y la Meteorológica Mundial.

Este problema es una amenaza, especialmente para las ciudades de la Sierra, por la altitud y la cercanía con la Línea Equinoccial, dijo Pablo Tenesaca, de la Red de Monitoreo de la Unidad Educativa Rosa de Jesús Cordero, de Cuenca. Ayer, el día estuvo sombrío y la radiación bajó a 10 puntos.

En Riobamba, los medidores de radiación de la Escuela Politécnica del Chimborazo (Espoch) no funcionaron. Aun así, los funcionarios y empleados de instituciones y de empresas tomaron precauciones para no exponerse a los rayos solares.

En las instituciones educativas, por ejemplo, se suspendieron las actividades al aire libre y los alumnos recibieron clases de educación física en el interior de coliseos techados. Además, hubo menos peatones en las calles y congestión vehicular por la gran demanda de taxis.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (3)