21 de septiembre de 2017 12:55

No exponer a estudiantes al aire libre, por alta radiación UV en la Sierra, recomienda el Ministerio de Educación

La ciudadanía debe tomar algunas precauciones por los niveles altos de radiación UV. Foto: Paúl Rivas/EL COMERCIO

La ciudadanía debe tomar algunas precauciones por los niveles altos de radiación UV. Foto: Paúl Rivas/EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 6
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 11
Contento 1
Mariela Rosero
Coordinadora (I)

El Ministerio de Educación se acoge plenamente a las alertas de la Cartera de Salud, que recomienda “cero exposición” al aire libre este jueves 21 de septiembre del 2017, por los altos niveles de radiación ultravioleta que se registran en Quito y en la Sierra.

Fander Falconí, ministro de Educación, lo ratificó a este Diario, en una breve conversación telefónica. También comentó que estaban informando sobre la advertencia a los autoridades educativas de los diferentes distritos no solo de Quito sino de la Sierra. La recomendación es seguir las instrucciones de las entidades oficiales. No exponer a escolares y colegiales, dijo.

La recomendación es seguir las instrucciones de las entidades oficiales. No exponer a escolares y colegiales.

La recomendación de Fander Falconí es seguir las instrucciones de las entidades oficiales. No exponer a escolares y colegiales a la radiación UV. Foto: Archivo EL COMERCIO


El ministro Falconí respondió que para evitar la radiación la recomendación es que los estudiantes no se expongan al aire libre, para actividades extra curriculares o que impliquen estar en el patio de los establecimientos educativos. Es importante que padres de familia y maestros se mantengan informados.

El Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi) señaló en un comunicado que para este 21 de septiembre del 2017 se tiene previsto en Quito un índice de radiación ultravioleta (UV) que oscilará entre los niveles 11 y 14, valores que se encuentran en categoría extremadamente alta. Según el Inamhi, eso implica que se requiere “protección extra” para evitar afectaciones en la salud.

El Inmahi explicó el fenómeno: “Las condiciones atmosféricas actuales que se presentan en Quito y en varias provincias de la Sierra con muy bajo contenido de humedad relativa (escasa nubosidad) han provocado que los índices de radiación ultravioleta se presenten con categorías extremadamente altas, situación que ha originado episodios de esmog fotoquímico, lo cual provoca que el ozono se presente en las capas más bajas de la atmósfera”. 


Estas son recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para protegerse de los rayos UV.


1. Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos UV solares son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Tenga especial cuidado con la exposición al sol durante esas horas.

2. Tener en cuenta el índice UV. Este importante dato le ayuda a planificar sus actividades al aire libre para evitar una exposición excesiva a los rayos del sol. Es necesaria protección solar siempre que el índice UV prevea niveles de exposición de moderados a altos, por ejemplo un índice UV de 3 o superior.

3. Aprovechar las sombras. Póngase a la sombra cuando los rayos UV sean más intensos, pero no olvide que los árboles, las sombrillas o los toldos no protegen totalmente contra la radiación solar.

4. Usar ropas que le protejan. Un sombrero de ala ancha protege debidamente los ojos, las orejas, la cara y la parte posterior del cuello. Las gafas de sol con un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos UVA y UVB reducen considerablemente los daños oculares debidos a la radiación solar. Las prendas de vestir holgadas y de tejido tupido que cubran la mayor superficie corporal posible también protegen contra el sol.

5. Utilizar cremas con filtro solar. Aplíquese una crema protectora de amplio espectro, con factor de protección igual o superior a 30. Extiéndala generosamente sobre la piel expuesta y repita la aplicación cada dos horas, o después de trabajar, nadar, jugar o hacer ejercicio al aire libre.

6. Evitar las lámparas y las camas bronceadoras. Las lámparas y las camas bronceadoras aumentan el riesgo de cáncer de la piel y pueden dañar los ojos si no se usa protección. Debe evitarse completamente su uso.

7. Proteger a los niños. Los niños suelen ser más vulnerables que los adultos. Cuando estén al aire libre, hay que protegerlos de la exposición a los rayos UV como ya se ha explicado. Los bebés deben permanecer siempre a la sombra.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (1)