25 de octubre de 2014 11:06

Quito bailó al ritmo de los Gigantes

Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 7
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 27
Contento 1
Redacción Espectáculos

Los acordes del tema A tu lado, de Juan Fernando Velasco, dieron inicio al concierto 'Gigantes' en Quito, el viernes 24 de octubre a las 21:00. El estadio Olímpico Atahualpa –lleno en un 75%– recibió al cantante quiteño. Con la canción Frente a frente se escuchó corear al público capitalino. Después anunció, "Yo soy Juan Fernando Velasco y nací en este país", para dar paso a Yo nací aquí, que provocó la emoción de los asistentes.

El coro del público acompañó el set de pasillos que inició con Ángel de luz y siguió con El alma en los labios. La primera sorpresa de la noche llegó después de que Velasco interpretó la primera estrofa de Cantares del alma, Consuelo Vargas apareció para cantar a dueto el pasillo. Velasco finalizó con Dicen, Hoy que no estás y El aguacate.

Los ritmos antillanos llegaron pasadas las 22:00 con Valió la pena. El cantante estadounidense de origen puertorriqueño apareció en medio de aplausos con un abrigo negro y gafas oscuras, que se quitó con la confianza que le caracteriza, mientras sonaban los acordes de Y hubo alguien. El grito "y dónde están los salseros" provocó alegría en la gente que ya daba sus primeros pasos.

Las pantallas del escenario se convirtieron en cortinas rojas para dar paso al tema romántico Hasta ayer. Entonces, Anthony agradeció por la acogida y recordó que la noche seguiría con "su ídolo", el dominicano Juan Luis Guerra.

El solo de los timbales llegó de la mano de Jesse Caraballo, a quien Anthony le dedicó unos minutos, para continuar con los éxitos Abrázame muy fuerte y Ahora quién. El clásico de José Luis Perales, Y cómo es él, animó al público a cantar.

Los besos que el intérprete mandaba desde el escenario conseguían los gritos del público femenino. Una hora después de la llegada de Anthony al Atahualpa, ya anunciaba que era hora de partir. A las 23:20, una llovizna ligera refrescaba al público que se había retirado los abrigos para facilitar el baile. Al finalizar Qué precio tiene el cielo, Marc Anthony empezó a despedirse. Banderas de Puerto Rico aparecieron en las pantallas y luego, banderas de países de América Latina.

Tras unos minutos de silencio, el salsero regresó para interpretar Tu amor me hace bien, que fue cantada a dúo con Juan Luis Guerra. El último tema de Marc Anthony contó con una invitada del público. Una niña cantó junto a él Vivir mi vida, para finalmente dejar juntos el escenario.

A las 23:40, Juan Luis Guerra llegó para levantar al público con Como yo. A esa hora, los asistentes ya estaban animados y predispuestos para bailar lo que quedaba de la velada. Aunque con una personalidad opuesta a la de Anthony -el uno un 'showman' y el otro caracterizado por su timidez-, Guerra continuó con la alegría de los asistentes con canciones como Quiero pedir su mano, La llave de mi corazón y la clásica Bachata rosa.

La esperada segunda intervención de Anthony llegó con los acordes de Visa para un sueño. Guerra continuó con Salmo 103, en el que enseñó a los asistentes "el paso de la grasa". La canción Mi bendición vino tras contar que fue un tema dedicado a su esposa Nora, con quien lleva casado más de 30 años. Después interpretó El Niágara en bicicleta, que dio espacio para conocer a los percusionistas que lo acompañan en esta gira por Latinoamércia. Guerra aprovechó para tocar Tus besos, parte del disco que será lanzado el 11 de noviembre. El final del concierto del dominicano llegó tras interpretar Burbujas de amor y La Bilirrubina.

El colombiano Jonathan Luna actuó como telonero. Interpretó seis canciones, entre ellas el éxito Pienso en ti.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)