18 de enero de 2018 14:55

La prueba errónea que llevó a actor a la cárcel por el crimen de Karen Grodzinski

Alejandro Axel fue reconocido por empleados del hotel donde apareció muerta de un tiro en la cabeza Karen Grodzinski.  Foto: Instagram/ @aleaxlarenas.

En una carta, el mexicano cuestiona “el rigor” y critica la "negligencia" de la investigación que lo mantuvo encarcelado de manera injusta por el asesinato de la modelo argentina Foto: Instagram/ @aleaxlarenas.

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Infobae - Red de Noticias Albavisión

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Una confusa descripción de las placas de circulación de la motocicleta que salió del hotel donde asesinaron a Karen Ailén Grodzinski bastó para incriminar al actor mexicano Axel Arenas, afirma él mismo en una carta que difundió en los medios.

"Un crimen atroz desató una reducida y pobre investigación judicial", aseguró Arenas, quien pasó seis días en la cárcel acusado del asesinato de Karen por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México y luego fue exonerado por los tribunales que comprobaron que el actor estaba en Colombia al ocurrir el crimen y que no había pruebas relevantes en su contra.

En el comunicado, Axel afirma que las autoridades lo acusaron con base en el testimonio de un empleado del hotel que ni siquiera estaba seguro del número de la placa de circulación de la motocicleta captada al salir del hotel por la cámara de seguridad.

La caligrafía era tan confusa, asegura el actor, que la PGJ tuvo que preguntar en dos ocasiones al testigo."¿Es un '8' o una 'B'?, le preguntaron. El testigo contestó: "¡No, pues yo creo que es una 'be', porque el ocho lo escribo distinto!". "¿Es una 'O' o una 'D'?", preguntó después el agente. "Híjole, pues no sé", respondió el interrogado.

De esta declaración se enteró Axel mientras estaba en prisión preventiva. Supo que el papel utilizado por el empleado para registrar las placas de la motocicleta probablemente involucrada en el crimen era el único indicio que lo vinculaba con el asesinato de la joven argentina.

Al investigar las placas, la PGJ dio con el nombre de Axel y obtuvo una fotografía suya, de 2014, tomada de su perfil de Facebook.

Esa foto, afirma el actor, fue mostrada a los testigos junto con otras tres. La imagen de Axel destacaba porque lo mostraba de perfil y sonriendo, mientras que las otras mostraban a hombres de frente y serios.

"Me enteré de que el talón con el registro de las placas, que era el único indicio vinculatorio con mi persona, ni siquiera había sido integrado en la carpeta oficial de investigación y, entonces, la autoridad, al continuar 'investigando' las supuestas placas, da con mi nombre y obtiene una fotografía de mi página de Facebook".

Incluso el día del crimen, los testigos declararon que serían incapaces de reconocer al sospechoso o de hacer un retrato hablado de él. Pero al ver las fotografías, días después, señalaron a Axel como posible responsable.

"Eso fue suficiente 'evidencia' para hacer la petición a un juez de control por una orden de aprehensión para el asesino y ante tal 'rigor científico', al juez en cuestión no le quedó más que firmar y obsequiar dicha orden", relata Axel.

"Durante seis días, más 12 horas de audiencia, trataron de defender lo indefendible. Yo no tengo nada contra nadie, ni siquiera contra el nuevo sistema penal acusatorio, porque de hecho sin él, seguramente, seguiría preso, como tal vez muchas otras personas están encarceladas señaladas sin pruebas o con pruebas falsas y/o amañadas, como dicen las estadísticas".

En su carta alerta: "Este caso puso en evidencia que todos estamos expuestos a sufrir un atropello. A diferencia de lo que todos pensamos, 'todos somos culpables hasta que se demuestre lo contrario' y no estamos a salvo".

Axel afirma en su comunicado que este "no pretende ser un reclamo, ni acusación ni victimización". Pero pregunta al gobierno capitalino: "¿En verdad siguen considerando que hicieron una investigación pulcra y exhaustiva en dos o tres días?"

Por eso, le dice al jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera: "Una disculpa no repara el tiempo sin libertad, los daños morales y económicos ocasionados, gracias a la negligencia de la investigación".

El actor lamentó haber sido "estigmatizado sin escrúpulos" y llamó a que no se investigue más "por la vía rápida e irresponsablemente, para gozar de mayor certeza jurídica y un verdadero estado de derecho".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)