31 de January de 2014 00:03

Las prótesis evitan la rotura de las arterias

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Los riesgos de esta enfermedad son extremos. El aneurisma aórtico suele ser confundido con otros males y se presenta cuando las paredes de la arteria aorta se debilitan y se ensanchan por la alta presión sanguínea; incluso puede estallar, causando una hemorragia fatal.

La aorta es la arteria más grande del cuerpo. Tiene un diámetro aproximado de 2,5 centímetros y bombea la sangre desde el corazón.

Se extiende por la parte baja del abdomen, donde se divide en dos, en dirección a los riñones. Cuando aparece un aneurisma, un tramo de la aorta puede dilatarse 5 cm o más. Y, repentinamente, romperse.

El pasado miércoles, el quirófano de Hemodinamia del Hospital Abel Gilbert Pontón, en el suburbio guayaquileño, estaba listo para recibir a un paciente de 70 años. Tres especialistas participaron en una complicada cirugía endovascular para corregir su aneurisma aórtico.

Con diminutos catéteres navegaron por dentro de la aorta afectada hasta colocar al menos tres prótesis internas.

La médicos hablaban de un caso complejo. Este cuadro fue confundido antes con cáncer de próstata, porque el aneurisma lesionó las arterias renales y de la vejiga.

Hasta que los médicos de este hospital dieron con el diagnóstico y sugirieron la cirugía como única opción.

"En otro hospital hasta le hicieron quimioterapias que no requería. Ahora, con esta operación, hay un 50% de posibilidades de recuperación", relató uno de los hijos del paciente.

Luis Casanova Dueñas, líder de Cirugía Vascular Periférica del hospital, explica que por la complejidad del caso se pidió asesoría a especialistas extranjeros. Médicos de Colombia, Argentina e Italia revisaron los exámenes en 3D, para visualizar el ensanchamiento de la arteria y calcular el tamaño real de las prótesis.

Y en la operación, Casanova hizo dos incisiones pequeñas en las ingles para ingresar los catéteres por las arterias femorales. Una vez dentro, introdujeron la prótesis o stent comprimido, con la ayuda de uno de los catéteres.

Un angiógrafo lanzó rayos X para reproducir imágenes internas al instante y ubicar la zona afectada. Una vez identificada se despliegan las endoprótesis, tubos cilíndricos de malla con forma de pantalón.

Carlos Soledispa Suárez, líder de Hemodinamia, Angiografía e Intervencionismo Endovascular, explica que ese stent se adhiere a la pared de la aorta. Así logran conectar los tramos sanos, como un puente.

La sangre fluye con normalidad y la parte dilatada se atrofia con el tiempo.

La endoprótesis está hecha de nitinol -una aleación de níquel y titanio-. Y tiene una cubierta de dacrón, un plástico similar al teflón que luego el organismo recubre con una capa de células sanguíneas.

Esta es la tercera operación de aneurisma aórtico que se practica en el Hospital Guayaquil. En el 2013 se realizaron otras dos, que se sumaron a los 171 procedimientos -entre terapéuticos y de diagnóstico-, que contabilizó el servicio de Hemodinamia en ese año. Algunos pueden superan los USD 8 000 de costo, monto que asume el Ministerio de Salud.

Pese a la gravedad del aneurisma de aorta no existen estadísticas de su incidencia. "Esta patología está subdiagnosticada en el Ecuador. Hay muchas personas que pueden tenerla y no lo saben", explica el cirujano Casanova.

Generalmente, la enfermedad no arroja síntomas. Pero hay ciertos factores de riesgo como el tabaquismo, la hipertensión, la mala alimentación, padecer aterosclerosis y es más frecuente en hombres de más de 65 años, con incidencia de entre el 5 y 12%.

Para conocer más de la enfermedad, Casanova cree que es necesario hacer campañas informativas. En Argentina, por ejemplo, organizan jornadas de detección en los 'clubes de abuelos'. En 10 minutos levantan una historia clínica, investigan antecedentes vasculares y también se realizan ecografías abdominales.

Otras formas de diagnóstico son las radiografías, la ecografía doppler (con ultrasonido) y angiotomografías.

En contexto

La colocación endovascular de prótesis reduce el riesgo de morbimortalidad a menos de 5% durante la cirugía, según médicos especializados en esta rama. Con la técnica de operación abierta, que es necesaria para ciertos casos, el riesgo que pueden sufrir los pacientes sube hasta el 30%.

[[OBJECT]]

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)