23 de July de 2013 15:58

Los pro y contra de volver con el ex

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

“Estábamos estudiando cuando nos conocimos y al poco tiempo nos casamos. La relación era perfecta hasta que después de 6 años de un matrimonio estable, le fui infiel. Es que comencé a sentirme ahogado, reprimido y éramos demasiado jóvenes para dejar de lado mis ansias de libertad y las ganas de vivir la vida. Ella era bien ‘bruja’, me ponía límites pero yo quería otras cosas. Aunque sé, que siempre quiso lo mejor para nosotros, yo no pude con la relación. Nos separamos, de hecho todavía lo estamos. Aunque, ahora después de casi 20 años nos reencontramos y estamos de novios. Cada uno en su casa, eso sí. Estamos tranquilos y contentos por nuestra reconciliación. Es como volver a casa y saber que, de quien te enamoraste un vez, fue real y que ese amor, complicidad y sentirse bien, tal vez, es para siempre”, comparte Fernando, ingeniero de 48 años. 

Para Marisol Castillo, psicóloga y experta en terapias de parejas y sexualidad las reconciliaciones se pueden deber a muchos factores, donde menciona que hay quienes necesitan al ex para entenderse a sí mismos. Otros, que son inevitablemente complementarios. Pero, lo más común es que quienes tuvieron un aprendizaje del amor con esa pareja quieran volver, porque en realidad por más que buscaron no encontraron ese “amor”, en nadie más. 

“Con esas personas construiste un mundo ilusorio, con sueños y proyectos comunes y al darte la vuelta o con el paso de los años, te das cuenta que en esa relación había mucho más de lo que pensaste”, afirma.

Es que para la especialista, las separaciones y el desamor se producen cuando se vive muy mecánicamente y se dejan de lado, las cosas importantes como mantener el entusiasmo y un vínculo amoroso y sexual efectivo. 

O bien, porque se vuelca todo en la pareja hasta llegar a la asfixia. Y en ambos casos, indica que no es que el amor se haya acabado sino que se fractura. “El amor no es algo que caduca”, asegura la especialista. 

Para el terapeuta, Enzo Arías la mayor parte de las relaciones tampoco terminan por falta de amor sino por falta de valentía para reflejarse en el conflicto.

“El conflicto es una oportunidad de hacernos responsables. Pero generalmente es más fácil cortar con la relación y seguir con la ilusión de que aparecerá alguien ideal y perfecto”, señala. 

  • Una vez más


Un escenario menos favorable es cuando la ruptura se produce por una infidelidad, como el caso de Fernando. Se podría pensar que el reencuentro puede ser más difícil o hasta imposible. Pero, todo depende, indica Marisol Castillo, de cómo se haya elaborado la traición y si hay o no, apertura hacia el entendimiento de las circunstancias de cada uno. 

Si pudiste asumir tus responsabilidades y has hecho algún trabajo personal para no repetir los conflictos es muy probable que puedas ver a tu ex marido o esposa, como un posible candidato y si todavía hay atracción y ganas, lo más natural es que ambos se den una nueva oportunidad”, detalla.

En tanto que para Arías el borrar las heridas del pasado “cruel” es tarea de la conciencia personal. 

“Para que el amor florezca es trabajo de cada uno limpiar y ordenar su vida, solo así, el amor puede disponer de mucho espacio para fluir. Por lo tanto, si tengo la fortuna de encontrar el amor no debo exigirle borrar aquello que no he encarado en mi propia conciencia”, dice. 

De todas maneras, no hay una “normalidad” ni tampoco un entendimiento racional establecido que explique el retorno, porque también hay quienes salieron tan dañados, cansados y hastiados que jamás volverían con su ex. ¡Ni locos! 

  • ¿Volver o no volver?


El terapeuta Enzo Arías piensa que la pregunta sobre si darse o no una nueva oportunidad con el ex se debe responder, pensando en que sí se está dispuesto a aceptar y respetar las responsabilidades que tuvo cada uno en el “fracaso” anterior.

“La idea es que no creamos que podemos corregir, mejorar, disciplinar, moralizar ni sublimar una vida que no es la nuestra. Pero, creo que si una atracción no termina, la mayor parte de las veces, es porque hay algo que ha quedado inconcluso y nos jala como un campo gravitatorio”, explica. 

Añade que toda relación –no solo amorosa- reclama un cierre. “Un cierre que capacita para recibir o iniciar algo nuevo. Hay que mirarse a los ojos, reflexionar, actuar y decidir en conciencia o buscar ayuda”. 

Ahora, independiente de la historia que precede es súper importante que cada uno sienta que pueden construir un vida juntos, según invita la terapeuta de parejas Castillo. 

“Que el interés no sea porque vas ahorrar, vivir en una sola casa y arreglarte la vida, sino porque tengan proyectos comunes cada uno con sus perspectivas pero en una misma dirección”, aconseja Marisol Castillo. 

La decisión, apunta, debería tomarse desde el respeto y admiración mutua para mejorar los conflictos pasados, desde la relación sexual hasta cualquier problema doméstico, donde el propósito debe ser el mismo: estar en pareja y traspasar las dificultades. 

  • No hay recetas


Aunque puede ser que solo el ex quiera una pareja sexual sin tanto compromiso. “En la pareja no hay prototipo ni receta. Ellos pueden decidir sólo reencontrarse en ámbitos de placer, pero eso no necesariamente te lleva a tener pareja es solo un compañero sexual”, comenta la psicóloga.

Y también, comenta, puede ocurrir que algunas parejas, que después de comenzar con una intimidad pasional y agradable, al entrar en una cierta mecánica cotidiana y familiar se les activan programas mentales que hacen que se deteriore lo sexual, quedando otra vez truncos. 

Entonces, para que funcione el “remember” y no se quedé sólo en el sexo, Enzo Arías propone aprender a respetar el equilibro en la relación. “Eso, nos vuelve cercanos pero a la vez distantes y la pareja puede volver a vernos y descubrir que hay mucho que admirar y desear en nosotros”, anima. 

De todas maneras, cualquiera que sea la decisión y la etiqueta que se le ponga al reencuentro lo importante, dice la experta, es que cada uno pueda ver la transformación del otro para no creer ni instarlo a que tenga las mismas reacciones o acciones que cuando estaban casados.

Mire también: más noticias sobre las relaciones sentimentales

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)