23 de septiembre de 2014 17:48

Cuándo desahuciar a una mascota

Para los dueños de un animal practicar la eutanasia puede implicar sentimientos de culpabilidad y tristeza. Foto: Antonio Lacerda/ EFE.

Para los dueños de un animal practicar la eutanasia puede implicar sentimientos de culpabilidad y tristeza. Foto: Antonio Lacerda/ EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 20
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Sociedad

Enfermedades crónicas y graves como el cáncer, así como algunas dolencias asociadas a la edad avanzada, son las causas más habituales por las que un veterinario recomienda practicar la eutanasia a un perro. Sin embargo, para los dueños del animal implica intensos sentimientos de culpabilidad y tristeza.

Algunas de las dudas más frecuentes que se plantean son: ¿Haré lo correcto si decido practicar a mi perro la eutanasia? ¿Sufrirá? ¿Le acompaño en el momento de practicársela? ¿Puedo llevarme sus restos tras la eutanasia? ¿Cómo conseguiré superar la muerte de mi perro?El criador de perros bulldog Franco Páez y la veterinaria Carla Fiallos dan respuestas a estas interrogantes.

En cuanto a si se hace lo correcto al desahuciar a una mascota, Páez indica cuando el veterinario plantea practicar la eutanasia a un animal es porque está seguro de que el perro o gato padece dolor y el desenlace es inevitable y cercano. La calidad de vida de un animal enfermo disminuye de manera drástica.

“Algunos canes dejan de caminar, padecen fuertes dolores, pierden la vista y el oído. En esta situación, lo correcto es evitar al perro el padecimiento. Por ello, aunque sea una decisión dura y muy dolorosa, no debemos sentirnos culpables por buscar el bienestar de la mascota”.

Para Fiallos el hecho de que el perro se sienta acompañado en sus últimos momentos es importante. Aunque no sienta dolor ni sufrimiento cuando se le pone la inyección, hay que tener en cuenta que se encuentra en un lugar extraño. La compañía de su dueño le tranquiliza y aplaca sus temores.

“El perro no es consciente de que se le practicará una eutanasia, pero puede tener miedo a que le hagan daño. Es recomendable acompañar al perro en sus últimos momentos para que no se sienta solo”.

La médico agrega que para los dueños es importante decir adiós a su perro y tener la sensación de acompañarle en el momento de morir. De esta forma, el duelo es más fácil de superar.

En todas las clínicas de la ciudad, hay la opción para que los dueños se lleven el cuerpo de su mascota. Una de las alternativas es enterrarlo en el patio de la casa. Si no se cuenta con ese espacio, las clínicas también se encargan retirar el cadáver.

Tanto Páez como Fiallo concuerdan en que en la mayoría de ocasiones los perros o gatos llegan desde cachorros a las casas. Cuando la eutanasia es por edad, quiere decir que el animal ha compartido con sus dueños cerca de 16 años. Por ello, es necesario averiguar la esperanza de vida de la mascota que se tiene. Además de realizarle un chequeo médico para valorar su estado de salud. “Ningún amo quiere que su mascota sufra”, indicó Fiallos. ​

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)