14 de junio de 2016 18:28

¿Cómo se maneja la población de perros callejeros en el mundo?

si una persona encuentra un animal solo en las calles de Holanda se puede poner en contacto con las asociaciones encargadas y el perro estará de inmediato en un refugi

En Holanda, si una persona encuentra un animal solo en las calles se puede poner en contacto con las asociaciones encargadas y el perro estará de inmediato en un refugio. Foto Referencial: Pixabay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 6
Contento 53
Redacción Elcomercio.com

Leyes a favor de los animales, constantes campañas de esterilización y la acción comunitaria de organizaciones pro defensa animal hicieron que Holanda mantenga en la actualidad una población canina en las calles de cero, según informó el portal Faunatura el pasado 30 de abril de 2016.

Para lograr tal resultado, el país europeo adoptó un criterio de derecho sobre los animales callejeros similar al de los seres humanos, es decir, todo can que pertenezca a una familia debe ser tratado como si fuera un integrante más del hogar y no sólo como su mascota.

Más aún, cuando en Holanda existe un cuerpo legal que ampara los derechos de los animales de manera tajante y sin excepciones, como es el caso de la Ley de Salud y Bienestar Animal.

Dicha legislación contempla sanciones de hasta USD 19 000 y tres años de prisión para cualquier persona que atente contra la integridad de una mascota.

Sin embargo, según el portal Perro Contento, el logro de Holanda no pasa tanto por la posibilidad de sancionar a los ciudadanos que pongan en peligro la vida del animal. La educación ciudadana fue clave para que la comunión entre leyes, esterilización y refugios de resultado.

Por ejemplo, si una persona encuentra un animal solo en las calles de Holanda se puede poner en contacto con las asociaciones encargadas y el perro estará de inmediato en un refugio, ya sea esperando por su dueño o por un futuro adoptante.

Precisamente, lo que se busca con ello es fomentar la cultura del bienestar animal, lo que se traduce a que ningún animal viva en situación de calle.

Grecia es otro ejemplo del ejercicio del bienestar animal. Según el portal Vippet, los perros callejeros de Atenas forman parte del paisaje urbano de la ciudad.

Perro grecia

En Grecia, los perros callejeros están identificados y cumplen con todos los controles veterinarios. Foto: Vippet


Lo que no necesariamente significa un problema, sino un ejercicio de sus derechos animales, pues los cuadrúpedos son de propiedad pública, es decir, de la municipalidad.

Los miles de perros que transitan por las calles atenienses, según Vippet, se encuentran perfectamente identificados por sus placas, desparasitados y con los cuidados de salud respectivos. La parte alimenticia corre por cuenta de los ciudadanos atenienses, además de protegerlos en las épocas de frío durante el invierno en los meses de octubre a marzo.

En el 2015, una cafetería ubicada Lesbos se volvió famosa por su gesto solidario con los canes callejeros. En una fotografía compartida por el usuario de Facebook Eustratios Papanis se muestra como varios perros duermen en los sillones del lugar, luego de que el propietario del local permitió su ingreso en horas de la madrugada.


En Rusia, existe una situación similar de convivencia entre seres humanos y población animal. Según el portal La Voz del Muro, los perros callejeros de Moscú son capaces de tomar el metro para dirigirse a lugares donde puedan ser alimentados.

Ello significa que deban compartir los asientos con las personas durante el recorrido. Los canes toman el transporte con la finalidad de desplazarse de los sectores periféricos hasta el centro de la ciudad, lugar donde consiguen alimento.

Los locales comerciales que más visitan para alimentarse son los Shawarmas, plato tradicional turco que consiste en delgadas láminas de carne, cordero, pollo o ternera cocinada en un asador vertical. En los negocios los perros esperan recibir algo de los clientes que acuden al sitio.

En las mañanas los canes salen de los sectores industriales de la capital del país más extenso del mundo y toman el metro para acudir al centro turístico de Moscú, tras alimentarse y ya cerca de caer la noche, retornan a las periferias, su lugar de descanso predilecto.

Perro de rusia

Los canes comparten los asientos con las personas en el recorrido del metro en Rusia. Foto: La Voz del Muro


Según La Voz del Muro, se estima que al menos 500 perros utilizan el subterráneo de manera permanente. Tal comportamiento ha llamado la atención de los etólogos y biólogos rusos, más aún si se toma en cuenta que una vez embarcados los animales identifican las intenciones de los pasajeros.

Los canes se alejan de los hostiles, se acercan a los amistosos y, sobre todo, prefieren el primero y el último vagón, donde suele existir menos carga de pasajeros.

En Alemania, según El País de España, la convivencia y el bienestar animal han sido medidas claves para controlar la población animal en las calles. En el país teutón, los ciudadanos pueden acudir a todos los lugares en compañía de sus mascotas.

Las municipalidades alemanas ofrecen, por ejemplo, cursos de adiestramiento  canino un par de veces al año y con ello consiguen que los animales mantengan un comportamiento adecuado y seguro en pos de la convivencia social.

Así también, las autoridades ofrecen ayudas económicas para que las personas que mantengan problemas con la manutención del animal no los abandonen. Pese a ello, también existe un impuesto que se debe cubrir por tener un perro y por los gastos de limpieza que el animal genera.

Según el portal español, los ciudadanos alemanes son conscientes de las responsabilidades que significa tener un perro, pero por otro lado, las autoridades también ofrecen ayudas y posibilidades que permiten acoger un animal, además de respetar sus derechos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (59)
No (1)