20 de enero de 2018 00:00

Platillos más populares de Esmeraldas se pueden degustar en varios lugares

En el centro de la ciudad de Esmeraldas, la parroquia Tachina y en Las Palmas se pueden encontrar recetas tradicionales y ancestrales de la provincia. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

En el centro de la ciudad de Esmeraldas, la parroquia Tachina y en Las Palmas se pueden encontrar recetas tradicionales y ancestrales de la provincia. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Marcel Bonilla
Redactor
(F-Contenido Intercultural)

En varios sitios de la ciudad de Esmeraldas se pueden degustar los platillos más populares y tradicionales de su cultura gastronómica. Las autoridades locales difunden estos espacios como parte de un nuevo circuito.

La ruta empieza en el centro de la ciudad, donde se observan fogones en la parte frontal de las huecas, que llaman la atención por el rico olor del coco y la chiyangua.

A la altura del parque infantil o Roberto Luis Cervantes, en el centro de la ciudad, hay dos lugares para degustar del encoca’o de langostino, seco de almeja, caldo de gallina criolla y camarón de río.

Uno de los más visitados es el restaurante de Doña Alodia, que lleva 30 años preparando las mejores comidas con la sazón esmeraldeña. Se ofertan 10 platos distintos, entre ellos el aserrín de tollo pescado y el encoca’o de pez raya.

El cebiche mixto se oferta en la ciudad. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

El cebiche mixto se oferta en la ciudad. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.


Un poco más adelante se ubica el restaurante de la Tía Sixta, de doña Sixta Quiñónez, situado estratégicamente en el centro de la ciudad, en las calles Colón y 9 de Octubre.

En las tardes se prepara desde conchas asadas, seco de piacuil (churo), langostas, pata de burro (caracol de mar), encoca’o de huevo de dorado y la sopa de almeja.

En ese mismo sitio se preparan los cebiches de Líder Cedeño. La especialidad de la casa es el cebiche marinero, con seis clases de mariscos, incluida la pulpa de cangrejo.

Hacia el norte de la ciudad, en el malecón del balneario de Las Palmas, se tienen varias opciones. Hay platos con mariscos como el seco de jaiba con coco y maduro, o la panda de pescado en hojas naturales con plátano y yuca.

La panda de pescado se encuentra en Las Palmas. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

La panda de pescado se encuentra en Las Palmas. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

En los locales más cercanos a la playa no faltan el tapa’o de pescado, tapa’o arrecho o bolones mixtos que se hacen con filete de pescado y acompañado de otros mariscos.

La cazuela de mariscos es un platillo que se oferta en Las Palmas. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

La cazuela de mariscos es un platillo que se oferta en Las Palmas. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.


Desde el norte de la ciudad, los turistas pueden darse un salto al puerto pesquero de Esmeraldas.

En ese sector se prepara el tradicional encoca’o de canchimala ahumada y el caldo de bagre, aliñado con orégano, albahaca y chiyangua. “La oferta es variada”, dijo Mireya Copete, dueña de uno de los locales.

La última parada de la ruta se hace frente al río Esmeraldas, en el sector Tachina. En tres sitios de esa zona se promocionan los platos preparados a base de concha, pescado, calamar y almejas, como parte de su carta principal.

En Tachina se oferta encocado de Langostinos. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.

En Tachina se oferta encocado de Langostinos. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO.


En el paradero La Riviera, por ejemplo, se puede saborear un plato completo como la ‘feria de mariscos’ que tiene concha, camarón, langostinos, langostas, almejas y patacones.


Cualquiera de los platillos se degustan frente al río Esmeraldas o mientras se descansa sobre hamacas.

En esa margen del río se encuentra el paradero Marina-Ecovida. Desde ahí se observa el ingreso de pescadores artesanales que venden langostinos y pescado fresco.

Estos dos sitios son propicios para los turistas colombianos y de Ibarra, que obligatoriamente deben pasar por ahí para tomar la vía hacia el balneario de Esmeraldas y Atacames. Rodrigo Albornoz, administrador de Marina Ecovida, dice que ya son varios los clientes que han llegado en busca de buenos platos y a bajo costo.

Casi todos los puntos están cerca uno de otro. Por ejemplo, del centro hacia Las Palmas hay apenas cinco minutos y desde Las Palmas hasta Tachina, son 10 minutos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)