27 de noviembre de 2016 00:00

Un plan para salvar a las conchas negras

El manglar es un ecosistema que tiene serie de recursos marinos. Foto: Cortesía Hivos

El manglar es un ecosistema que tiene serie de recursos marinos. Foto: Cortesía Hivos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 4
Elizabeth Frias
efrias@elcomerio.com

La concha negra puede desaparecer si no se realiza nada para evitarlo. ¿Cuáles son las causas? La sobreexplotación, la destrucción del hábitat, el incremento en el esfuerzo de la pesca, los conflictos territoriales, la pérdida del conocimiento tradicional y la falta de estrategias de manejo efectivas.

En el Ecuador, varios son los lugares de donde se extrae esta especie: en Esmeraldas se lo hace en San Lorenzo y Muisne. En el Guayas, en Puerto del Morro y en El Oro, en Puerto Bolívar, Puerto Jelí, y Hualtaco.

Existen campañas y ordenanzas de entidades públicas como: el Ministerio de Ambiente (MAE), Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (Magap) y el Instituto Nacional de Pesca (INP) y privadas como la ONG Hivos que velan para que no se extinga.

Para evitar este problema, existen regulaciones expuestas por las entidades gubernamentales bajo la competencia del INP y el Magap. A cargo de la Autoridad Pesquera Nacional, se estableció en el Acuerdo Nº 149 - Veda permanente para la concha prieta. En su primer artículo se establece una veda permanente de la concha prieta en las especies Anadara tuberculosa y Anadara similis sobre su talla mínima. Solo está permitida la extracción, transporte, posesión, procesamiento y comercialización de la concha, en todo el territorio nacional, cuya talla sea de 4,5 cm, o más, medida desde el lado anterior hasta el lado posterior de las valvas.

¿Se la está cumpliendo? El MAE, en su información institucional proporcionada a EL COMERCIO, indica que en los reportes de la veda no se está cumpliendo en algunos sitios porque los pescadores atrapan conchas más pequeñas de las permitidas.

En las concesiones de manglar que ha otorgado el Ministerio del Ambiente y en donde realiza pesquerías de concha prieta, sí se está respetando las vedas e incluso se ha mejorado el tamaño de captura de la concha, a través de mecanismos de protección y engorde.

El proceso natural de la concha es que los adultos se reproduzcan en el manglar, los huevos vayan al mar, se desarrollen y la larva regrese. “Por esta razón, es lógico que tengan una talla mínima”, explica Ernesto Briones, ecólogo marino.

Hivos ejecutó una campaña para el cuidado y protección de la especie. El proyecto es regional y apunta a la recuperación del molusco como fuente de la seguridad alimentaria de los recolectores en los manglares de Colombia, Ecuador y Perú.

La investigación duró tres años y concluyó en la presentación del proyecto que es el resultado final. “Se está sensibilizado a todos los actores del proceso desde la recolección, comercialización y consumo”, comentó Doris Ortiz representante de Hivos en el Ecuador.

Para que el proceso se ejecute es necesario hablar con los tres actores por este motivo se realizarán talleres que involucren el compromiso de cada uno.

Una empresa que se ha concienciado son los Cebiches de la Rumiñahui. Marcelo Castro, propietario de la cadena, afirma que se desarrolló una metodología de clasificación de la concha, tanto de peso como de frescura y dictarán talleres para otros restaurantes. Además, se desea que cada local tenga un sello de compromiso.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)