16 de julio de 2015 17:05

Los ingredientes de las pizzas de Papa John's se usan a escala internacional

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 3
Gabriela Balarezo
Redactora (I)

Como hay personas que son ‘traga años’- lucen de 30 pero tienen 40-, existen restaurantes que aparentan ser pequeños desde afuera y, sorprendentemente, esconden varios metros más de lo imaginado en su interior. Es el caso de la sucursal de Papa John’s ubicado en la avenida Naciones Unidas.

El local, pensado pequeño, aunque estrecho se extiende a lo largo y ofrece la posibilidad, a quien lo visita, de observar en vivo y en directo lo que ocurre en la cocina, gracias a las bondades de los espacios unificados y abiertos.

Se puede ver a los cajeros tomando las órdenes detrás de las cajas registradoras. Se puede ver a los empleados concentrados distribuyendo uniformemente el queso, el jamón, las aceitunas…Se puede ver cómo las pizzas, una vez colocados los ingredientes, pasan a los modernos hornos que incorporan una especie de cinta transportadora. Todo parte de un método estructurado.

Las pizzas que se preparan en Papa John's se hacen al estilo estadounidense. Hasta los insumos son los mismos que en los restaurantes de EE.UU. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Las pizzas que se preparan en Papa John's se hacen al estilo estadounidense. Hasta los insumos son los mismos que en los restaurantes de EE.UU. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

Sucede que en Papa John’s, por tratarse de una cadena internacional, cada detalle responde a estrictos estándares de calidad, explicó Carlos Arellano, supervisor de operaciones, durante la visita del equipo de Diario EL COMERCIO. Los ingredientes que se emplean en Ecuador son los mismos que se usan en Estados Unidos, Inglaterra y otros países del mundo.

En consecuencia, los ingredientes de Papa John’s son únicos, no los manejan en cualquier pizzería de la ciudad. Es la forma que encontraron para garantizar la máxima calidad y para diferenciarse en una urbe poblada de lugares de comida rápida de este tipo.

Entre todas las variedades posibles exhibidas en el menú luminoso (sobre las cajas registradoras) la elegida fue la especialidad de la casa, The Works. Se trata de una fusión de pepperoni, salchicha italiana (esa que tiene un toque picante), jamón, pimiento verde, aceitunas negras, champiñones y cebollas sobre una base de pasta de tomate y masa gruesa, todo cubierto de queso.

Al desprender el primer pedazo Pablo Cruz, el chef, dio el primer visto bueno por el efecto del queso (100% mozzarella) hilándose al ser separado del conjunto. Le gustó la calidad del mismo aunque aseguró que faltó cantidad, lo que obliga al comensal a pedir ‘extra queso’ para poder sentir todo el esplendor de su sabor.

Parada 12. #PapaJohns #pizzas #ranking #Quito #gastronomía #periodismogastronómico

Una foto publicada por @gabibal el

Los clientes siguieron ocupando la mesa obedeciendo al ajetreo normal de un viernes por la noche y los pedazos de pizza fueron desapareciendo del plato. El gusto del resto de guarniciones estuvo bien – salvo el jamón que tenía cierto gusto artificial-, al igual que la salsa, si bien el experto acotó que se sintió más el sabor de la pasta de tomate, que del tomate fresco en sí. Para hacerla se usan tomates maduros que van desde la viña a la lata en un promedio de seis horas, se describe en la página de Facebook de la cadena.

La masa, otro elemento fundamental a evaluar en toda pizza, resultó un tanto más gruesa de lo ideal y la cantidad de la misma en los bordes era excesiva. Aunque la cantidad adecuada de salsa aportaba jugosidad, esto se limitaba al primer bocado, para dar paso a una sensación de sequedad (más típica del pan). Pablo estima que probablemente, faltó tiempo de cocción en el horno o aumentos los grados de temperatura del mismo.

Arrellano, quien lleva ya 3 años trabajando en Papa John’s, contó que la masa se prepara, por lo general, el mismo día en el Centro de Control de Calidad de Quito. Se hace bajo estrictos estándares y con agua purificada. Posteriormente, se transporta bajo una cadena de frío a los locales, en donde entran identificadas por lotes o fechas. Las que cumplieron su tiempo se vida y no se utilizaron tienen que ser obligadamente desechadas.

Precios: USD 6 y USD 30

Dirección: 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)