13 de junio de 2015 11:56

Las piscinas familiares son tendencia en Esmeraldas

Las que poseen diseños curvos e incluyen cascadas y toboganes también son muy solicitadas en la provincia. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Las que poseen diseños curvos e incluyen cascadas y toboganes también son muy solicitadas en la provincia. Foto: Marcel Bonilla/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 4
Sorprendido 0
Contento 5
Marcel Bonilla
Redactor (I)

Las nuevas urbanizaciones y casas privadas que se levantan en Esmeraldas, ahora incorporan modernas piscinas para la recreación familiar.

Se habilitan en los patios de las casas, que priorizan más áreas para socializar con amigos o familiares.

Generalmente, la alberca está a pocos metros del inmueble, tiene plantas ornamentales en su entorno y mobiliario de exterior, elaborado en fibras sintéticas o naturales, como el bejuco (material de la Costa).

Esta práctica no era común en Esmeraldas hasta hace apenas dos años, cuando las familias se recreaban en los complejos turísticos de la provincia, explica el constructor César Bombón.

Las piscinas, en su mayoría, tienen diseños minimales. Prevalecen las líneas rectas y muchas son rectangulares. Pero también hay ovaladas, sinuosas y curvas.

Dos de las urbanizaciones que las han incorporado son La Concordia y Malibú, desde el año 2013. Ahí se observan modelos rectangulares, con una profundidad de entre 1,60 y 2,5 m en la parte más honda.

Carlos Casierra, propietario de una casa con piscina en la Urbanización Malibú, cree que a más de ser un espacio para la recreación, ofrece un lugar óptimo para refrescarse por los intensos calores que hacen en Esmeraldas.

El costo de una unidad se fija según el tamaño y los acabados. El m² está entre USD 150 y USD 350. Se construyen en menos de un mes.

Los acabados influyen mucho en el precio final. Por ejemplo, Bella Baltán, propietaria de una casa en el sur de la ciudad, ha invertido en su piscina USD 30 000.

Las de las urbanizaciones son más sencillas, tienen cascadas y luces blancas. Hay otras en las que utilizan luces LED, toboganes, sala de baños y hasta sistemas de hidromasaje adosados.

Para su construcción se usan mallas electrosoldadas de 8 mm y son hechas con hormigón. El volumen de mortero o recubrimiento es de entre 15 y 20 cm de espesor, que se cubre con el enlucido, que es muy pulido para facilitar la limpieza.

Los acabados interiores prefieren cerámicas de color celeste o verde, para dar un tono agradable. El piso exterior tiene granos de mármol y piedra triturada. Algunas tienen escaleras con pasamanos de tubo galvanizado.

El ingeniero Walter Aguas explica que, también, se instalan controles automáticos del pH del agua y sistemas de limpieza y mantenimiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (2)