19 de marzo de 2015 11:52

Un tribunal dictará sentencia en el caso del electricista de Picasso

Pierre y Danielle Le Guennec guardaron por 37 años, 217 obras de Picasso, que según ellos les fueron entregadas por el pintor y Jacqueline, la última de sus compañeras. Foto: AFP

Pierre y Danielle Le Guennec guardaron por 37 años, 271 obras de Picasso, que según ellos les fueron entregadas por el propio artista y su esposa. Foto: AFP

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 22
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 7
Contento 1
Agencia EFE

El Tribunal Correccional de Grasse dicta mañana (20 de marzo) sentencia en el caso del electricista de Picasso Pierre Le Guennec y su esposa Danielle, que durante 37 años conservaron en secreto 271 obras del maestro andaluz, hasta que en 2010 intentaron conseguir para ellas un certificado de autenticidad.

El fiscal pidió el pasado 12 de febrero cinco años de cárcel exentos de cumplimiento para los dos septuagenarios, por considerar que habían cometido un delito "en perjuicio de la Humanidad".

El tribunal de Grasse, localidad del sureste francés cercana a la villa Notre-Dame de Vie donde vivieron sus últimos años Pablo y Jaqueline Picasso, podría condenarles además a pagar una multa de hasta USD 427 000.

El antiguo empleado del pintor malagueño y de su última esposa, comparecen acusados de "ocultación de bienes robados". En el juicio, su abogado arguyó la ausencia de pruebas del origen fraudulento de las obras para pedir su devolución y la absolución de sus clientes.

Requisados por la Justicia al inicio del proceso, el conjunto de dibujos, litografías, bocetos y algunos collages raros de gran valor, creados entre 1900 1932 y sin firmar, están hoy valorados en más de USD 68,3 millones.

A la espera de la sentencia, el abogado de la defensa, Charles-Etienne Gudin, dijo a Efe tener "un dossier judicial muy bueno, porque no hay prueba de un robo inicial". "Hay jurisprudencia", añadió, para recordar que, según el Tribunal de Casación, "la ocultación es una infracción de consecuencia, y el robo tiene que haber sido cometido por otra persona".

En febrero, los inculpados mantuvieron que la propia Jacqueline (1927-1986), regaló un día de parte de Picasso a su electricista una caja con ese extraño contenido, que conservaron durante cuatro décadas en el garaje de su casa, convencidos de que era un conjunto de papeles sin gran valor artístico.

No obstante, con el deseo de organizar la herencia de sus hijos, en 2010 pidieron cita con la Picasso Administration, gestora de los derechos de autor de las obras del artista y único organismo habilitado para autentificar sus obras.

El descubrimiento de esas valiosas piezas inéditas hizo que la familia del artista presentase una denuncia, que en 2011 llevó a la inculpación de los Le Guennec por receptación, delito que a diferencia del robo no prescribe.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (2)