14 de mayo de 2015 16:12

Científicos descubren el primer pez de sangre caliente

El Lampris tiene pequeños vasos sanguíneos en sus branquias que le permiten transportar la sangre caliente. Foto: Wikicommons

El Lampris tiene pequeños vasos sanguíneos en sus branquias que le permiten transportar la sangre caliente. Foto: Wikicommons

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 4
Contento 4
Agencia AFP

El pez luna, o Lampris, es el primer pez de sangre caliente descubierto por los científicos, y esta característica es considerada una ventaja para poder vivir en los fríos fondos de los océanos, según un estudio publicado este 14 de mayo.

El Lampris, un pez gordo y ovalado, que puede alcanzar los dos metros de longitud, tiene pequeños vasos sanguíneos en sus branquias que le permiten transportar la sangre caliente proveniente del interior de su cuerpo.

Estos vasos particulares cubren y calientan otras venas cerca de las branquias, en el lugar exacto por el cual respira el pez.

Este sistema de calefacción interna le permite al cerebro permanecer caliente, en buenas condiciones, y conservar sus músculos activos para nadar más rápido y atrapar a sus presas.

Gracias a unos sensores instalados sobre peces luna en la costa oeste estadounidense, los investigadores descubrieron que la temperatura media de los músculos estaba "más o menos 5° más arriba a la de las aguas en las que nadan, entre 45 y 300 metros bajo la superficie", explica el estudio publicando en el periódico Science.

La mayoría de los peces tiene sangre fría por lo que descubrir que un pez es capaz de darle calor a su cuerpo como lo hacen los mamíferos o los pájaros representó una gran sorpresa para los científicos.

"Antes de este descubrimiento creía que era un pez bastante lento, como varios peces que nadan en ambientes fríos", dijo el principal autor de este estudio, Nicholas Wegner, de la Agencia Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA).

"Pero gracias al hecho de que puede calentar su cuerpo, es un predador muy activo que caza presas ágiles como calamares, y puede migrar a través de distancias largas", añadió.

Otros peces como el atún o los tiburones pueden calentar ciertas partes de su cuerpo para mejorar su desempeño en las profundidades frías, pero sus órganos internos permanecen fríos, lo que los obliga a subir hacia aguas menos profundas en busca de calor.

Con sus aletas rojas que aletean permanentemente, el pez luna permanece caliente cuando el agua se enfría. Además, posee capas de grasa alrededor de las branquias, del corazón y tejidos musculares para mantener los órganos calientes.

"No hemos visto nunca algo así sobre las braquias de otros peces", dijo Wegner. "Es una innovación interesante de estos animales que les da una ventaja competitiva", concluyó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)