31 de October de 2013 00:02

Personas con diabetes o gastritis no tienen por qué privarse de la colada

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 2

Junto a la colada morada aparecen la panela, frutilla, mortiños... Son ingredientes tradicionales de esta bebida. Pero con algunas variaciones a la receta original, la colada puede ser consumida sin problemas por personas que viven con diabetes, gastritis o simplemente están a dieta. La alternativa es crear composiciones que reemplacen a los elementos endulzantes.

Una alternativa la da el diabetólogo Clemente Orellana. Él sugiere que en lugar de emplear panela o cualquier tipo de azúcar se opte por edulcorantes naturales: sucralosa, un producto bajo en calorías que se fabrica a partir del azúcar.

También está la stevia, un endulzarte natural "Así se evitará que los niveles de azúcar en la sangre del paciente se disparen en el momento de consumir la bebida". Esta fórmula también es recomendada para quienes hacen dieta, pues al bajar los niveles de azúcar se reduce la cantidad de calorías.

C álculos realizados por nutricionistas señalan que un vaso de colada contiene 470 kilocalorías, mientras que una guagua de pan acumula 352. Un oficinista, por ejemplo, necesita entre 1 500 a 2 000 calorías.

En cuanto a las personas que tienen algún problema gastrointestinal, la alternativa para prepararla es hacer un almíbar con las frutas. Esto, para quitar la acidez que proviene de ingredientes como la piña o la naranja, que contienen vitamina C.

La razón para que los chefs o médicos indiquen variaciones saludables a la receta original, es porque esta bebida contiene una alto valor nutricional "del cual nadie debe privarse", indica Romeo Carpio, chef de Hotel Patio Andaluz, en el Centro Histórico de Quito.

Mientras el experto gastronómico prepara la bebida, indica que este alimento es rico en calorías, proteínas, carbohidratos y fibra.

Con esto concuerda el nutricionista Carlos Betancour, quien agrega que por el contenido de frutas proporciona vitaminas B 6 , C y E, y porciones de hierro, calcio, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, sodio y zinc.

En esta bebida también hay ingredientes que son beneficiosos. Uno de ellos es el mortiño o arándano, una especie que solo se cultiva en los páramos andinos. Además de contener fósforo y calcio posee los denominados polifenoles, unos compuestos que se encargan de disminuir el desarrollo de cuadros como la obesidad.

Los médicos también señalan que las propiedades curativas de plantas como la hierbaluisa, arrayán y cedrón, son ideales para mejorar la digestión. Aparte del gran sabor que aportan a la bebida contribuyen al cuidado del cuerpo.


  • Punto de vista


Andrea Ortega / Nutricionista

La colada morada también es considerada una fuente de energía. Es por eso que se recomienda tomarla en la mañana, como parte del desayuno. En algunos restaurantes la sirven como postre. Esto está bien, si no se la acompaña de la guagua de pan, pues al consumirla después del almuerzo supone una ingesta extra de carbohidratos. No se debe tomar la colada morada luego de que ha pasado 24 horas en refrigeración, porque las frutas se fermentan y puede causar complicaciones al estómago. Se puede consumir dos vasos al día, pero acompañados por una guagua de pan pequeña.

  • Dolencias gastrointestinales


Se recomienda que las frutas pierdan acidez

Si bien la colada morada es una rica fuente de alimento, para las personas que sufren de gastritis aguda o irritaciones gástricas es recomendable seguir algunas precauciones en el momento de consumirla. Uno de los consejos es bajar el nivel de acidez de las frutas preparándolas en almíbar. El médico gastroenterólogo Raúl Bonilla explica que la tradicional bebida que se toma en noviembre es un alimento altamente cítrico, lo que podría ocasionar irritaciones gastrointestinales muy fuertes en sus pacientes. Sin embargo, indica que eso no quiere decir que estas personas no puedan consumir la bebida, solo que además de la preparación en almíbar se recomienda hacer una cocción entre el mortiño y la mora, antes de licuarlos y cernirlos. "Así se puede cortar el grado de acidez". Otra de sus recomendaciones es no consumirla en exceso. El médico explica que una ingesta de esta bebida podría aumentar el reflujo gastroesofágico, que ocasiona una sensación constante de acidez.

  • No altera la dieta


Es posible reducir las ­calorías de la colada

Para quienes hacen dieta y quieren tomar más de un vaso de esta bebida sin inconvenientes, la solución es reemplazar algunos ingredientes endulzantes para restarle calorías. En vez de emplear azúcar se puede optar por edulcorantes naturales: sucralosa o stevia. En el caso del almíbar, al que se someten las frutas como frutilla y el babaco, se aplica la misma fórmula (no usar azúcar). Otra de las recomendaciones de la nutricionista Andrea Ortega es hacer una cocción entre el mortiño y la mora, antes de licuarlos y cernirlos. Si se pone en práctica este consejo y además se licúa la mitad de las frutas en almíbar, se podría dejar de lado el uso de la maicena como recurso para darle mayor viscosidad a la colada. El chef Romeo Carpio explica que, aunque no se consigue la misma consistencia de la colada morada tradicional, la preparación es más natural, menos calórica e igual de deliciosa. En el caso de las guaguas, se pueden elaborar con harina de centeno o integral.

  • La diabetes no frena el consumo


El uso de azúcar, miel o panela está prohibido

El médico diabetólogo Clemente Orellana indica que quienes tengan problemas en los niveles de azúcar de su sangre deben ser muy cuidadosos en el momento de ingerir esta bebida. El galeno explica con firmeza que el uso de azúcar blanca, morena, miel o panela está prohibido en la preparación de la colada morada. En reemplazo de estos endulzantes se debe optar por endulcorantes como la sucralosa, un sustituto de la azúcar.

En cuanto al consumo de las guaguas de pan, el médico explica que a los pacientes con diabetes se les permite comer una rebanada de pan pero que no tenga azúcar ni elevadas cargas de harina o mantequilla.

Por eso es imprescindible que los productos con los que se elabore el pan sean harinas integrales, de quinua, de avena o de yuca. Y nada de azúcar. Para el relleno, se recomienda hacer una mezcla de edulcorante con frutos secos (nueces y avellanas)... Los médicos dicen que con ello se frenan los riesgos existentes.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)