25 de octubre de 2016 11:52

Un perro de la unidad antinarcóticos de Imbabura fue despedido con honores

La ceremonia de agradecimiento por parte de la institución policial al can Damon por el servicio que brindó a la comunidad.Foto: EL COMERCIO

La ceremonia de agradecimiento por parte de la institución policial al can Damon por el servicio que brindó a la comunidad. Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 167
Indiferente 0
Sorprendido 5
Contento 22
Redacción Sierra Norte

Con una ceremonia en la que se le dio el alta como Policía, fue despedido el perro de nombre Damon, de siete años de edad. Este ejemplar mestizo, que pertenecía a la Unidad Canina Antinarcóticos de la Policía Nacional, falleció a causa de una enfermedad degenerativa. Así lo determinó un examen veterinario.

En el puesto integrado de Mascarilla, ubicado cerca a la ciudad de Ibarra, provincia de Imbabura, en el norte de Ecuador, en donde fue su último hogar, le rindieron un homenaje castrense.

Unos 10 policías, vestidos con el traje verde oliva, realizaron una calle de honor en el inicio de la ceremonia póstuma, por el compañero caído. También asistieron autoridades provinciales.

El cuerpo de can, una mezcla entre labrador dorado y pitbull, permanecía envuelto en una bolsa de color rojo y cubierto con una bandera de Ecuador.

“Era un perro carismático, dócil y amigable. Su función la cumplía con bastante acierto”, aseguró Luis Morales, jefe de la Unidad Canina de Mascarilla.

La trayectoria del can fue impecable al interior de las filas policiales. Según los archivos, solamente Damon, con su olfato, habría ayudado a descubrir unos 200 kilos de marihuana y cocaína, a la largo de sus seis años de servicio.

Durante este lapso pasó por cuarteles de Esmeraldas y Guayas. Desde enero último estaba en la Unidad de Mascarrilla.

La ubicación de este último puesto de control policial es considerada como estratégica, pues está ubicado cerca de la frontera con Colombia. Según los gendarmes ésta es una de las rutas del tráfico de estupefacientes.

En los operativos de control a vehículos y transeúntes siempre se le vio al perro, de pelaje dorado, junto a su guía el cabo Diego Vásquez. Tras los toques de clarines, el uniformado recibió la bandera tricolor de manos de Nelson Basantes, jefe Antinarcóticos de Imbabura, como un gesto de agradecimiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (76)
No (2)