21 de abril de 2016 10:32

La perrita que alerta a los damnificados de Muisne antes de las réplicas 

La pequines Dixi alerta a los damnificados de  Muisne minutos antes de que se registre una replica del terremoto en Ecuador. Foto: EL COMERCIO.

La pequines Dixi alerta a los damnificados de Muisne minutos antes de que se registre una replica del terremoto en Ecuador. Foto: EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 7
Indiferente 3
Sorprendido 9
Contento 78
María Victoria Espinosa
Desde Muisne (I)

Dixi es la consentida del albergue temporal, ubicado en la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe, en la comuna Pueblo Nuevo (Muisne). Ella es una perrita pequinés, que sobrevivió al terremoto de 7,8 grados en la escala de Richter y que afectó a las provincias de Esmeraldas y Manabí el pasado 16 de abril de 2016.

La perrita de tres años de edad se escondió en la parte trasera se la casa de sus dueños, la familia Zamora. Luego del sismo la familia empezó a buscarla, pero no aparecía y por seguridad debieron evacuar la isla.

Pero al siguiente día las tareas de búsqueda se reanudaron. Algunos vecinos se sumaron al recate. Pero ese día los intentos de encontrarla no tuvieron éxito.

El lunes (18 de abril) Dixi salió de su escondite. “Fue el momento más feliz luego de esta tragedia. Pensé que había muerto. Ahora no se separa de mí ni un instante”, dijo Mélida Grueso, su dueña.

Dixi no resultó herida y en el momento vive con 60 personas en la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe junto a otros 10 perritos que habitaban en la isla y que sus dueños no quisieron abandonarlos porque forman parte de la familia.

Pero Dixi es la consentida. Según los afectados, la perrita empieza a ladrar y a caminar minutos antes de que empiece una réplica. “En el temblor de la madrugada del miércoles, Dixi ladraba fuerte y se metía en las almohadas como buscando protección. Mi familia dijo seguro va a temblar y ni a los dos minutos comenzó el movimiento”, afirmó Grueso.

El 20 de abril de 2016, en los campamentos se entregó alimentos para los canes y también se los bañó. Pero para las siguientes semanas se necesitará más donaciones para perritos que viven en los albergues de Muisne.

Además, la familia Zamora tiene tres cachorros, que no pueden tener en este momento porque no es seguro regresar a sus casas. Así que ellos están buscándoles un nuevo hogar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (0)