6 de abril de 2017 00:00

Paúl Rosero traza una nueva ruta de la seda

Paúl Rosero en el montaje de la muestra. En los cuadros hay ‘nubes’ de seda tejidas por su colonia de gusanos. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Paúl Rosero en el montaje de la muestra. En los cuadros hay ‘nubes’ de seda tejidas por su colonia de gusanos. Foto: Galo Paguay / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Gabriel Flores
Redactor (I)
[email protected]

A Paúl Rosero le interesan las interconexiones que se pueden generar entre el mundo natural y el mundo artificial, con el objetivo de provocar reflexiones sobre las nuevas ideas que la sociedad tiene alrededor de la naturaleza.

El resultado de su interés por estas interconexiones está reunido en 5 000 Años Después, la muestra que se exhibe, en la Galería Arte Actual. El protagonista de esta exposición es el gusano de seda (bombyx mori), el primer organismo genéticamente modificado.

El gusano de seda, según Rosero, puede ser el eslabón que ayude a entender el inicio de las relaciones entre oriente y occidente. “A través de la ruta de la seda podemos comprender las formas en las que estos dos mundos intercambiaron su cultura, economía y religión. Todo comenzó en lo que hoy conocemos como China y Rusia, hace 5 000 años”, dice.

En el 2013, Rosero trabajó con biólogos y entomólogos de EE.UU. para entender el funcionamiento del gusano de seda. Aprendió que al estar hechos tecnológicamente para tejer tienen, de forma constante, que despojarse de su cuerpo cada vez que la glándula que produce la seda se llena; y que cuando esta se abre sale un gel que al entrar en contacto con el oxígeno se convierte, de una forma ‘mágica’ en seda.

Desde el 2011 no se cultivan gusanos de seda en el país por eso Rosero decidió convertirse en ‘agricultor’ y cosechar sus propias colonias. Consiguió hojas de morera blanca, el único alimento con el que producen seda estos insectos, y en el 2016 reintrodujo la especie desde Colombia para cultivarla en su estudio.

Con dos colonias de gusanos que crió en Ecuador y otra que cosechó con ayuda de entomólogos de Moscú produjo la pieza con la participó en la Bienal Joven de Rusia, el año pasado: una máquina de coser artificial donde colocó un diseño previo para que sea trabajado por sus gusanos de seda. Una escultura biológica que concibe como un ecosistema que ayudará al público a entender el ciclo de vida de los insectos.

En Moscú, Rosero activó la segunda parte de este proyecto: la búsqueda del gusano salvaje en los bosques de Rusia y la reintroducción de una colonia de gusanos genéticamente modificados. “Después de 5 000 años y de haber hecho un viaje transcontinental el gusano de seda regresó a su lugar de origen. Con este proyecto también me planteo que el cuerpo de los insectos es un medio que permite hablar de cosas”.

En 5 000 Años Después todos estos procesos se muestran a través de videos y cuadros. Rosero también creó un sistema audiovisual para que el público escuche los sonidos que los gusanos generan mientras tejen y que vean cómo, cambiando su dieta, generan hilos de otros colores.

Lugar En la Galería Arte Actual, de Flacso (Pradera 174 y Diego de Almagro).

Fecha La muestra estará abierta hasta el próximo 28 de abril. La entrada es gratuita.

Conversatorio La charla se realizará el próximo 12 de abril, a las 18:00.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)