5 de December de 2014 19:41

Una fusión de patrimonio y modernidad

Las características exteriores de este inmueble construido hace más de 80 años se conservaron en su totalidad. Foto: El Comercio

Las características exteriores de este inmueble construido hace más de 80 años se conservaron en su totalidad. Foto: El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Redacción Sierra Norte

En la calle Olmedo, entre Rocafuerte y Montúfar, en el primer anillo patrimonial de San Gabriel (Carchi), Alexandra Mafla, arquitecta montufareña, fusionó lo antiguo con lo moderno.

Mafla conservó una casa de 80 años, que limita con el nuevo bulevar patrimonial de la capital del cantón Montúfar, en la calle Olmedo y levantó una moderna edificación atrás, sin perder el concepto de la identidad sangabrieleña.

Por respeto a la Ordenanza municipal, que prohíbe la construcción de edificaciones en los tres anillos patrimoniales, la nueva residencia fue edificada a 4 metros de la patrimonial.

Aunque no se divisa desde los exteriores, es la única edificación de dos pisos implantada dentro de un conjunto de 400 casonas históricas de esta urbe, que fue declarada como “Bien perteneciente al Patrimonio Cultural de la Nación”, el 11 de noviembre de 1992.

En la Olmedo hay casas centenarias de una y dos plantas, levantadas en bahareque, adobe, carrizo y tapial con cubiertas de teja, gradas y balcones en madera con amplios patios.

Estos materiales se pueden combinar con los actuales, explica Mafla, pero utilizando los diseños adecuados. Por esa razón, en la fachada principal de la vivienda patrimonial fueron intervenidos la cubierta y el frontón, pero sin alterar sus características.

Las puertas y ventanas conservan los colores tradicionales. Cuatro metros adentro, en cambio, se levanta una construcción moderna de 350 m².

La edificación responde a un diseño que utiliza materiales actuales que se asemejan a los antiguos, como el fibrocemento tipo teja. La estructura es de madera y el cielo raso de duela.

Las gradas que conducen a la segunda planta están cubiertas por un domo vidriado que permite luminosidad natural durante el día. Una chimenea en el área social a más de brindar calor ofrece un ambiente acogedor para la plática familiar.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)