10 de junio de 2014 21:33

El patrimonio en Ecuador se cuida desde varios frentes

‘Patrimonio Sonoro Achuar’ es una investigación de Juan Carlos Franco. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

‘Patrimonio Sonoro Achuar’ es una investigación de Juan Carlos Franco. Foto: Xavier Caivinagua/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 7
Contento 1
Diego Ortiz. Redactor

La conservación de los bienes culturales es una cuestión que va más allá del fichaje y exhibición de objetos. En los últimos años, y tras la puesta en marcha de programas como SOS Patrimonio, acciones como la restauración de ciudades, templos religiosos y repatriación de piezas históricas han sido desarrolladas en el país.

Tan solo en el último año, el Ministerio de Cultura y Patrimonio (MCP) invirtió cerca de USD 25 millones en tres grandes ejes en materia de conservación: restauración, identidad y protección.

En cuanto a restauración, se realizaron intervenciones en sitios como la Gobernación del Guayas (para su uso como sede de la Universidad de las Artes), la antigua fábrica textil de Imbabura, la Escuela La Salle de Ambato, entre otros. En este ámbito, uno de los proyectos más fuertes fue el de Ciudades Patrimoniales, con una inversión de USD 7,2 millones en los que se beneficiaron espacios como los estadios de Alausí o Guaranda, lugares emblemáticos dentro de la dinámica social de esas poblaciones.

Sobre la identidad, la intervención en la Plaza Cívica de Montecristi o el lanzamiento del sello ‘Establecimientos Gastronómicos con Identidad’ (que incluye el reconocimiento a escala nacional de 415 ‘huecas’, como se conoce a los restaurantes de venta de comida típica), son algunos de los trabajos realizados entre el 2013 y 2014. A estos se suman investigaciones como ‘Representaciones ancestrales del cosmos. Diseños de los platos del Carchi’, que evidenció el legado histórico de esta cultura.

Ya en el campo de la protección, la declaratoria de emergencia patrimonial en el país llevó a analizar las políticas de conservación en torno a los bienes culturales. En ese sentido, la implementación de nuevos sistemas de seguridad es la prioridad en la que actualmente se encuentra trabajando el MCP en sus museos en el territorio nacional. Junto a esto, el control de tráfico de patrimonio es otro de los frentes. Tan solo en el 2013, 1 621 piezas patrimoniales fueron recuperadas. Otras ocho fueron repatriadas desde Egipto y Estados Unidos.

En 2014 se presentó la fábrica textil de Imbabura como parte deun proyecto de restauración. Foto: José Mafla/ EL COMERCIO

En 2014 se presentó la fábrica textil de Imbabura como parte deun proyecto de restauración. Foto: José Mafla/ EL COMERCIO

La conservación del patrimonio no es una tarea exclusiva del MCP. Museos como el Jacinto Jijón y Caamaño, administrado por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, o el de Historia de Medicina, que cuenta con uno de los archivos más grandes del país, son dos ejemplos de iniciativas propias por preservar bienes.

Pero el punto de quiebre en este ámbito es la falta de proyectos de conservación del arte contemporáneo. Frente al coleccionismo que caracterizó a la Dirección de Cultura del Banco Central del Ecuador, las instituciones gubernamentales actuales no tienen políticas claras en cuanto a las obras de creadores vivos. No se incentiva la compra de este tipo de piezas, y no se cuenta con espacios permanentes para exponerlas.

Asimismo, la falta de una catalogación estricta de todo el material musical impide conocer a ciencia cierta lo que se ha producido, en todos los géneros, en el país. Conservatorios como el Nacional de Música o el Salvador Bustamante Celi guardan buena parte de la historia sonora ecuatoriana, con la limitación de que mucha de esta está únicamente registrada en el papel mas no en formatos audibles. Y sobre otros ritmos, el Museo de Música Popular es apenas uno de los pocos proyectos para conservar este patrimonio.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)